Principios de la Propaganda de Goebbles. ¿Similitudes?

22 mayo 2009 en 5:56 pm | Publicado en Uncategorized | 7 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

  • Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.
  • Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
  • Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
  • Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
  • Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
  • Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
  • Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
  • Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
  • Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
  • Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
  • Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.
  • Anuncios

    El aborto, el lince y la economía

    18 marzo 2009 en 2:46 pm | Publicado en Uncategorized | 40 comentarios
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

    Tenía otra entrada preparada para hoy, pero como ha salido esta campaña:

    me ha parecido más entretenido comentar un pasaje que ha ocurrido recientemente. Fue ayer, en la tercera clase con la nueva profesora de Economía. La estoy cogiendo cariño: ningún profesor ha ocupado hasta ahora dos entradas de mi blog.

    El caso es que, no sé muy bien a cuento de qué, ha comentado:

    ¿Qué os ha parecido la campaña de la Conferencia Episcopal de los linces? ¿No sabeis de qué hablo? De una campaña superagresiva contra el aborto que han lanzado los obispos, que consideran que la vida del embrión debería estar más protegida que la de los linces ibéricos. Esque de verdad…”

    La cita no es textual, porque no tenía grabadora. Y se me ocurrían varias pegas: me gustaría habérselas dicho a ella, pero la verdad es que sigo siendo igual de cobarde que siempre:

    1. Me parece mal que exprese, sobre un tema tan visceral -literalmente- una opinión tan abierta, y, aunque sé que no lo hizo a propósito, podría haber pensado que igual no todo el alumnado pensaba como ella.

    2. No se puede criticar a la Iglesia porque quiera defender la vida del embrión: es una iniciativa con mucho respaldo social, y un cada vez mayor respaldo de las autoridades científicas (ya no hay médicos en la sanidad pública dispuestos a abortar, yen lugares como Navarra, ni siquiera los privados: debería darnos qué pensar).

    3. Esa no es una campaña agresiva. si quieres di que es demagógica, proque no se mata a bebes de una año. Tu mismo. Pero agresivo es esto:

    Y ES MUCHO MÁS REAL.:

    Un último enlace: http://images.google.es/images?hl=es&um=1&q=aborto

    Por cierto, comentar lo que queráis, pero probablemente no responda, porque en este tema no sé controlarme.

    Mentiras y eslóganes

    6 marzo 2009 en 2:54 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
    La luz de la verdad ilumina las tinieblas de lo relativo

    La luz de la verdad ilumina las tinieblas de lo relativo

    Hoy en mi facultad, he visto un cartel publicitario -de los muchos que hay a lo largo de los muros de mi “zona” -que invitaba a participar de un concurso publicitario. El lema: frente a la crisis, “La creatividad os hará libres“.

    No tiene más la cosa, pero a mi me ha hecho gracia, por varios motivos. Primero, porque, para el lector del Nuevo Testamento, tiene constantes resonancias bíblicas (“La Verdad os hará libresJn 8, 32), y segundo, porqeu es una malversación de lo que se puede reconocer como una “verdad bíblica”.

    No quiero ponerme escatológico, pero el versículo de Juan es cierto desde varias perspectivas: el primero es el más evidente: quien no conoce aquello que escoge, no está siendo libre (p.ej: letra pequeña de un contrato); la segunda, dice “si no hay en la disyuntiva un bien y un mal, la elección es indistinta” -aunque esta última daría para varios post, y para varias discusiones con Anarel, Iago y demás gente maja discrepante -; la tercera, sólo sirve para cristianos, pero es también profunda; si enlazamos otro versículo (Juan 14:6) “Yo (por J.C.)  soy el Camino, La Verdad y la Vida“, entendemos que Cristo (“La Verdad”) nos hará libres.

    Pero no me quiero enrollar, que últimamente mis post parecen más homilías que otra cosa: mi reflexión apunta a un pensamiento muy simple, sobre la concepción actual de conocimiento: la que no estudia un tema desde la perspectiva de hallar si es verdadero o falso, sino de si es actual o anticuado, original o tedioso…

    Y es cuando los filósofos dejan de buscar la verdad y tratan de pergeñar sólo razonamientos originales cuando algo está dejando de funcionar; porque la filosofía es mucho más que retruecanos, confusiones y juegos de palabras.

    ¿Existe Dios? II

    3 enero 2009 en 12:52 pm | Publicado en Uncategorized | 48 comentarios
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

    El pasado 26 de Octubre publiqué un post sobre un autobus ateo que iba a recorrer las calles de Gran Bretaña con una campaña publicitaria a favor del ateismo. Era una campaña promocionada por Richard Dawkins, un neodarwinista británico obsesinado por el “peso de la religión”. En el país les han calificado de “librepensadores” (es un gusto, porque hasta ahora los pensadores eran todos esclavos…)

    Como la última vez tuve muchas entradas, y me reafirmo en mi postura, voy a reeditarlo para rezagados:

    “Dios probablemente no existe, deje de preocuparse y disfrute de su vida”, ese es el lema que va a rellenar los autobuses en el Reino Unido. Esta iniciativa, nacida del darwinista Richard Dawkins, pretende establecer una nueva política de publicidad atea, que desenganche del lastre de la religión al hombre contemporáneo de una vez por todas.

    Y es curioso. Primero por la afirmación de arriba; ¿Creemos que Dios existe o que no existe? Porque creer que Dios no existe -o que probablemente no exista, en plan cobarde- implica una contradicción ontológica de primer orden: afirmar que del caos puede nacer el orden que observamos en el mundo: o peor: negar el orden que observamos.

    Existe una corriente ateizante que sigue pensando que lo más racional es ser ateo: sin embargo, basta con darse un paseo por la filosofía contemporánea -en concreto, la atea- para darse cuenta de que, en el siglo XX, de “razón” como solemos entenderla habitualmente, apenas han hablado un puñado, entre los que, curiosamente, están todos los papas de la Iglesia Católica. Pero no quiero ponerme patriótico: he comprobado que las entradas cortas atraen más a los lectores, así que voy a abandonar definitivamente las grandes peroratas en pro de unas entradas más dialogativas: ¿Es Dios un lastre para el hombre? ¿No era -citando a Sartre, que no está en las listas de futuros canonizables- el hombre una pasión inutil sin un dios que diera sentido a Algo de lo que es? ¿No es felicidad lo que busca el ser humano? ¿No es el ateismo sino la teoría de la resignación?

    Queda abierta la veda. COMENTAD

    Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
    Entries y comentarios feeds.