Mentiras y eslóganes

6 marzo 2009 en 2:54 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
La luz de la verdad ilumina las tinieblas de lo relativo

La luz de la verdad ilumina las tinieblas de lo relativo

Hoy en mi facultad, he visto un cartel publicitario -de los muchos que hay a lo largo de los muros de mi “zona” -que invitaba a participar de un concurso publicitario. El lema: frente a la crisis, “La creatividad os hará libres“.

No tiene más la cosa, pero a mi me ha hecho gracia, por varios motivos. Primero, porque, para el lector del Nuevo Testamento, tiene constantes resonancias bíblicas (“La Verdad os hará libresJn 8, 32), y segundo, porqeu es una malversación de lo que se puede reconocer como una “verdad bíblica”.

No quiero ponerme escatológico, pero el versículo de Juan es cierto desde varias perspectivas: el primero es el más evidente: quien no conoce aquello que escoge, no está siendo libre (p.ej: letra pequeña de un contrato); la segunda, dice “si no hay en la disyuntiva un bien y un mal, la elección es indistinta” -aunque esta última daría para varios post, y para varias discusiones con Anarel, Iago y demás gente maja discrepante -; la tercera, sólo sirve para cristianos, pero es también profunda; si enlazamos otro versículo (Juan 14:6) “Yo (por J.C.)  soy el Camino, La Verdad y la Vida“, entendemos que Cristo (“La Verdad”) nos hará libres.

Pero no me quiero enrollar, que últimamente mis post parecen más homilías que otra cosa: mi reflexión apunta a un pensamiento muy simple, sobre la concepción actual de conocimiento: la que no estudia un tema desde la perspectiva de hallar si es verdadero o falso, sino de si es actual o anticuado, original o tedioso…

Y es cuando los filósofos dejan de buscar la verdad y tratan de pergeñar sólo razonamientos originales cuando algo está dejando de funcionar; porque la filosofía es mucho más que retruecanos, confusiones y juegos de palabras.

El tren de las tres y diez

1 febrero 2009 en 8:13 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3_10

Mañana empiezo exámenes definitivamente (Teoría de la Publicidad, a las 12 en punto), y ayer me ví un peliculón (El que pone en el título), un Western, remake de uno anterior rodado en los lejanos 50. Según todos los expertos, esta mejora al original. La película es una lucha entre dos personajes, Christian Bale, como representante de la moral y la Justicia incorruptible (“Dime, los 1000 dolares, ¿Me los extenderás en un cheque, o como me pagarás?¿Qué diré a la gente?¿Que te escapaste sin que yo lo quisiera y que me encontre 1000 dolares?”), frente a la mayor maldad humana, Russell Crowe, encarnada en un asesino sin excrúpulos que recita versículos del Antiguo Testamento. Entre los dos se encadena una suerte de amistad, odio, desconfianza, miedo. Y entre medias, el hijo del hombre justo, demasiado joven y aventurero para comprender que la peor parte en las injusticias no se las lleva quien las padece, sino quien las realiza.

La lucha, con el personaje del hijo, adquiere una nueva dimensión: el padre trata de velar por que su hij no se fije en el vil delincuente, pero a cada escena que pasa el hijo parece más fascinado por la oscuridad y excentricidad de tal personaje, frente a su anodino padre, cojo de guerra, y demasiado bueno para ser interesante.

Me gustó, no voy a decir más. La recomiendo.

Las cartas de Pascal

5 enero 2009 en 12:40 pm | Publicado en Uncategorized | 6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

pascal

Estoy leyendo un libro sobre biografías de pequeños y grandes filósofos de la Historia de la Humanidad. Ayer le tocó el turno a Pascal, quien me sorprendió con un “juego de cartas”. Hay que empezar por partes: Pascal fue un hombre de profunda piedad, que se enfadaba profundamente con el modelo racionalista de Descartes, pero este juego es una manera graciosa de apostar por la fe.

Supongamos que tenemos un juego de apuestas: podemos apostar por que la salvación/condena (vida supraterrena) existe o no existe:

Si elegimos vivir como si existiera, y resulta existir, ganamos todo. Si, en cambio, no existiera, no perderíamos nada.

Si elegimos vivr como si no existiera, y resulta no existir, no ganamos nada. Si, en cambio, existiera, LO PERDERÍAMOS TODO.

Es más que nada un juego de palabras, pero me hizo gracia.

La ancianidad a debate

11 noviembre 2008 en 8:00 pm | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

fjb

Puerta de la comisaría de Pío XII (Madrid): son las 7:20 de la mañana, la hora a la que hay que acudir si quieres renovar tu DNI (Documento Nacional de Identidad) de inmediato, sin aguardar tu turno en una lista de espera inmensa.

Cuando llegué a la puerta ya había gente esperando: algunos habían llegado a las 7, o incluso antes. Dos ancianas estaban en primer lugar, y sólo compartían el estar ahí, y el ser ancianas. La que encabezaba la cola era una anciana simpática, de estas que eran unas pícaras de pueblo en su juventud: vestía con un especie de blusón, unas chanclas -aun era verano- y un abrigo de gomaespuma abierto.

La segunda era el ocaso de una señora respetable, con un gesto un poco retraido o contenido: quizá introvertida en sus movimientos, algo comedida.

Hablaban de las vanalidades del tiempo, de lo injusto de la espera, de lo ancianas que eran… La primera de forma chavacana y graciosa; la segunda citando a poetas. De vez en cuando nos citaban a alguno de los que estabamos allí con algunos años menos, y decían la consabida frase de “quién fuera joven”.

Por fin, entraron en el gran tema de discusión al que quiero dedicar ese post: comenzaron a hablar de lo cara que estaba saliendo la hipotéca “con eso de la crisis”. Y entonces, la anciana expansiva, la de pueblo, comentó:

-Pues en la caja donde yo trabajo, tengo una compañera que lleva viviendo en su piso sin pagar el alquiler durante dos años, y los dueños no la pueden echar porque la ley no lo permite -exhaló aire fuerte y declaró- ¡Si es que se le quitan a una las ganas de ser honrada!

Sin embargo, a la señora de alta cuna le mudó el gesto, y haciendo un mohín y midiendo mucho sus palabras, declaró:

– Pues usted perdone, pero la verdad es que su amiga a mí lo que me parece es que es una sinvergüenza. -y sobre la marcha se puso colorada, tal vez sorprendida de su atrevimiento -pero sin faltar.

– No, si no se preocupe -la expansiva era todo palabras y nada pudor- si yo he dicho compañera, pero digo, que la envidia es terrible…

– Ah, pues ahí yo no pienso como usted -la “pija” volvía al ataque, con redoblados esfuerzos por parecer al turno contundente y bien educada-: a mí no me da ninguna envidia una persona que se salta la ley…

Lo cierto es que la discusión siguió por otros derroteros, y las dos seóras siguieron constatando sus diferencias. Yo me quedé con ese debate: ¿La ley es un contrato social que todos debemos cumplir porque si no los demás sienten envidia? ¿El derecho es sólo un acuerdo de paz entre todos los individuos en base a sobrevivir? ¿No hay nada más, y por eso sentimos envidia?

La respuesta de la anciana elegante era mucho más esclarecedora: no basta con cumplir la ley, o con encontrar esquinas sin definir: lo importante en esta vida es ser honrado, aunque aparentemente no me reporte ningún beneficio (como digo, aparentemente).

Sin embargo, ese mismo debate lo propuso Sócrates hace muchos siglos: ¿Es preferible padecer o ejecutar la injusticia?

ÉL se moja: es mejor padecerla, porque -partiendo de la inmanencia del actuar humano- todo acto afecta al ser humano; y , por tanto, quien comete una injusticia se hace injusto, y no ocurre así en el lado contrario.

Ahora, os toca.

OPUSPRIMA

26 octubre 2008 en 5:25 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Quiero presentar un blog que he visitado con cierta frecuencia, y que me ha parecido de interés. El autor dedica muchas horas al blog, con lo que probablemente todos los días encontreis entradas nuevas de inusitada profundidad. A veces le pierde la filosofía, pero es muy interesante. Además, permite en su blog una discusión intelectual, siempre y cuando se guarden las formas.

www.opusprima.wordpress.com

Ya digo que lo recomiendo vivamente.

Centesimus Annus II

16 septiembre 2008 en 2:12 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

“Hoy se tiende a afirmar que el agnosticismo y el relativismo escéptico son la filosofía y la actitud fundamental correspondientes a las formas políticas democráticas, y que cuentos están convencidos de conocer la verdad, y se adhieren a ella con firmeza no son fiables desde el punto de vista democrático, al no aceptar que la verdad sea determinada por la mayoría. (…) Si no existe una verdad última que guía y orienta la acción política, entonces las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas (…) para fines del poder. Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia”.

No necesita presentación. Si quereis oir la opinión contraria, os invito al blog de mi amigo Iago:

www.republicadelprincipito.blogspot.com

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.