El Mundo y la Confesión

13 julio 2009 en 6:17 pm | Publicado en Uncategorized | 24 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,
La imagen es un pelín monjil, pero me pareció bonita

La imagen es un pelín monjil, pero me pareció bonita

Ayer mis ojos tuvieron la mala fortuna de posarse sobre un reportaje de el mundo bajo título “En España no se confiesa ni Dios“. Aparte de que el título me pareció bastante irrespetuoso, luego lo fui leyendo y, pese a que no decía ninguna mentira, sí me desagradó el tono con el que lo contaron. Y es que el mundo tiene una cierta capacidad para hablar como quien está por encima del bien y del mal, de modo que puede aconsejar a cualquiera sin ser llamado a consultas, y es capaz de poner voz a los deseos de la ciudadanía universal.

Me chocó sin embargo la amarga confusión sobre el concepto de dogma en la Iglesia católica, lo que llevó a afirmar al periodista que el de la confesión era un sacramento destinado a desaparecer. Esta afirmación, controvertida de primeras, no tiene en cuenta que la Iglesia no se rige por mayorías de impresiones, precisamente por algo tan elemental como el sentido objetivo -y no subjetivo- de la trascendencia y de la salvación.

Pero no está en mi mano cambiar el mundo -o “El Mundo”-, de modo que pasaré a cambiarme a mí mismo: y como mañana me toca confesarme -lo hago cada siete días- hago el firme propósito de vivir la práctica del Sacramento de mejor modo, haciendo un mejor examen de conciencia, siendo más sincero, y procurando aumentar la contricción.

Es lo que está en mi mano.

Dar la nota

4 mayo 2009 en 1:48 pm | Publicado en Uncategorized | 6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

En el nuevo formato de telenovela y anécdotas que estoy dando a mi blog, sin yo quererlo, desde hace unos días, tiene una culpa fundamental D. Enrique Monasterio, un cura bloguero al que no conozco personalmente -ni siquiera le pongo cara- , pero a quien leo desde que soy muy pequeño, pues escribió un libro que se llama “El Belén que puso Dios” en torno al año 1997, cuando yo era un renacuajo, y mi madre me lo leía en Navidad; y escribe además una columna mensual en “Mundo Cristiano” de la que también soy asiduo.

Me parece que es uno de estos

Me parece que es uno de estos

Hoy no podía ser una excepción. Ha publicado con motivo del mes de mayo, un gracioso recuerdo. Aquí os lo dejo:

“Estaba esperando la salida del vuelo Roma-Madrid cuando se estropeó el aire acondicionado de la terminal. Era el mes de noviembre, brillaba el sol y, aunque hacía mucho frio en el exterior, dentro de aquella absurda pecera de cristal era imposible abrir las ventanas, con lo que se creó un efecto invernadero y, en la zona donde yo estaba, empezamos a sudar como si de pronto nos hubiésemos trasladado al trópico.

De nada sirvieron las protestas airadas de los pasajeros. Para colmo, el vuelo se retrasaba. Fueron cayendo los abrigos, las bufandas, las chaquetas… Unos japoneses, que volvían de alguna competición deportiva, decidieron quedarse en camiseta y, ante el asombro del resto, se pusieron a hacer gimnasia. De pronto, unos musulmanes se orientaron supongo que hacia la Meca, cayeron de rodillas y comenzaron a hacer contorsiones mientras recitaban sus oraciones. En ese momento, un extraño personaje que portaba una chistera roja se despojó de casi todas sus prendas y se quedó con lo mínimo imprescindible: camiseta, cazoncillos, calcetines, zapatos…, y chistera.

A todo esto, yo, con la mano derecha en el bosillo donde guardaba el rosario, había empezado a rezar disimuladamente. Caí entonces en la cuenta de que mi actitud discreta no tenía demasiado sentido. Así que saqué el rosario y empecé a recitarlo en voz alta. No me acompañó ninguno de los pasajeros, pero tampoco pudieron acusarme de dar la nota.”

¿Qué significa ser católico?

29 abril 2009 en 7:37 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
¿Qué es y qué no es propio de un católico?

¿Qué es y qué no es propio de un católico?

Esta entrada viene incitada por el último post de Catolicoyrojo, que me ha hecho pensar. Porque el autor antes citado se quejaba de que en su catequesis los niños tuvieran una concepción tan firme en materia de aborto -cuando él mismo no lo tiene muy claro- y sin embargo entre ellos hubiera quienes apoyaban la pena de muerte.

Consideraba urgente -y por la falta de urgencia criticaba a los obispos- una evangelización contra la pena de muerte, y no tanto contra el aborto -o, al menos, eso he entendido con el texto- y afirmaba que los obispos no estaban entendiendo la moda de aplicar la moral crisitana y sus valores adaptándolos a la sociedad actual.

Considero a Católicoyrojo un hombre comprometido con su ser Iglesia como no los hay hoy en día, y me admira que tenga tan claras sus ideas, pero, aunque el debate sigue abierto en su página, creo que se equivoca en lo fundamental: en que la autoridad de la Iglesia no es como la autoridad de un equipo de fútbol: la lealtad al Papa y por ende a sus representantes, a partir del dogma de la infalibilidad creo que lleva a otro tipo de conclusiones a las que él llega.

Y creo que esto es solamente una discrepancia honrada. No ha sido mi entrada más brillante ni la más preparada, pero tenía que soltarlo…

Leed esto, por favor

17 abril 2009 en 4:58 pm | Publicado en Uncategorized | 12 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

He encontrado en el blog de D. Enrique Monasterio (www.pensarporlibre.blogspot.com) un magnífico artículo, escrito por Luis María Ansón, y que no había leído. Siento publicarlo con retraso, pero creo que puede venir bien para quitarse ciertos prejuicios de salón, como el de la Iglesia rica y propagadora de odios, y cosas semejantes. Por si acaso:

Allí donde hay un hospital dedicado al sida, lo mismo en África que en Asia o Iberoamérica, también en Europa, son monjas y curas católicos los que están a pie de cama para atender a los enfermos. He recorrido en trabajo profesional más de cien países. En las leproserías de todo el mundo, en los asilos de ancianos terminales, en los hospitales para enfermos infecciosos, sólo se encuentra uno con misioneras y misioneros católicos. Esa es la escueta verdad.

Nunca me he tropezado en esos lugares con un comunista militante, con uno de esos manifestantes que vociferan contra la Iglesia. Los misioneros y misioneras permanecen al margen de las pancartas y los sermones políticos. Derraman su amor sobre los leprosos, los sidosos, los enfermos terminales, los ancianos sin techo, los desfavorecidos y desamparados.

Aún más, todos los profesionales del periodismo sabemos que cuando estalla una tragedia del tipo que sea en el tercer mundo, encontraremos información certera en la misionera o el misionero españoles, que ejercen su ministerio en los lugares más miserables. Nunca fallan, esa es la realidad.

José Luis Rodríguez Zapatero, para dar una lección a la Iglesia Católica, ha decidido obsequiar a África con un millón de preservativos pagados a través de los impuestos con los que sangra a los ciudadanos españoles. ¿A cuántos militantes del PSOE, encabezados por Bibiana Aído, va a enviar para que se instalen durante diez años en los hospitales especializados en sida, para que convivan con los enfermos, les atiendan, les den de comer, les limpien, les acompañen?

El Papa ha instalado en el África enferma a muchos millares de monjas y curas, de misioneros y misioneras. Obras son amores. Esa es la diferencia entre los que vociferan y los que derraman cariño y atenciones.

Conocí en enero de 1967, cuando carecía de la celebridad que adquirió posteriormente, a Teresa de Calcuta. Pasé un día con ella visitando sus hangares para enfermos terminales. Escuché con atención lo que me decía. Fue una lección de quién sabía mejor que nadie en qué consisten las tierras duras del hambre, el mundo de los desfavorecidos profundos. Supe que estaba hablando con una santa.

Y así lo escribí. Pues bien, en el cuerno africano, en las ciudades estercoleros de África, en los pueblos escombreras de Asia, en las favelas brasileñas o en las villamiserias peruanas, trabajan para los más pobres, para los más desfavorecidos, millares y millares de teresitas de Calcuta.

Lo que realmente dijo Benedicto XVI

20 marzo 2009 en 6:55 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Este texto lo he tomado de http://www.opusprima.wordpress.com y aunque es un poco largo, merece la pena.

“Yo diría lo contrario: pienso que la realidad más eficiente, más presente en el frente de la lucha contra el Sida es precisamente la Iglesia católica, con sus movimientos, con sus diversas realidades. Pienso en la comunidad de San Egidio que hace tanto, visible e invisiblemente, en la lucha contra el Sida, en los Camilos, en todas las monjas que están a disposición de los enfermos… Diría que no se puede superar el problema del Sida sólo con eslóganes publicitarios. Si no está el alma, si no se ayuda a los africanos, no se puede solucionar este flagelo sólo distribuyendo profilácticos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema. La solución puede encontrarse sólo en un doble empeño: el primero, una humanización de la sexualidad, es decir, una renovación espiritual y humano que traiga consigo una nueva forma de comportarse uno con el otro, y segundo, una verdadera amistad también y sobre todo hacia las personas que sufren, la disponibilidad incluso con sacrificios, con renuncias personales, a estar con los que sufren. Y estos son factores que ayudan y que traen progresos visibles. Por tanto, diría, esta doble fuerza nuestra de renovar al hombre interiormente, de dar fuerza espiritual y humana para un comportamiento justo hacia el propio cuerpo y hacia el prójimo, y esta capacidad de sufrir con los que sufren, de permanecer en los momentos de prueba. Me parece que ésta es la respuesta correcta, y que la Iglesia hace esto y ofrece así una contribución grandísima e importante. Agradecemos a todos los que lo hacen”.

 

 

Ciertamente si uno lee la prensa más punzante hacia la Iglesia en lugar de acudir a la fuente original puede caer en el mismo craso error, por ejemplo, que la portavoz de ICV, Laia Ortiz, que acusa a Benedicto XVI de fomentar la propagación del Sida en África. Dante Alighieri explica que hay cuatro modos de lectura de un texto por orden de importancia significativa y hermenéutica, a saber: analógica – entendimiento –, teológica, moral y literal. Si nos quedamos con esta última, quizá una lectura rápida y de exigua reflexión puede conducirnos, con exagerada precipitación, a enarbolar una inexacta interpretación. “Si no está el alma, si no se ayuda a los africanos, no se puede solucionar este flagelo – el Sida – sólo distribuyendo profilácticos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema”. Estas palabras del Romano Pontífice están totalmente alejadas de lo que la prensa ha querido interpretar como palabras del Papa. En ningún momento el Santo Padre dice que tal enfermedad no pueda solucionarse con la distribución de preservativos, sino que éstos no pueden ser ni son la única solución, sino que ésta pasa por una verdadera formación sexual.

 

 

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica no se halla alejado de la realidad, todo lo contrario, es conocedor del padecimiento que sacude tanto en África como muchos países de Centro América y América del Sur. Benedicto XVI es muy consciente de la desenfrenada sexualidad – debido a la falta de educación y formación sexual – que se vive en muchos de estos países. Por la experiencia personal de este humilde escribano se qué Benedicto XVI bien sabe la labor que hemos hecho muchos cristianos en muchos de estos lugares, pues así consta. En las aldeas de Nicaragua, por poner sólo un ejemplo, las relaciones sexuales se viven con absoluta irresponsabilidad: en muchas familias – y lo digo por experiencia, reitero – es fácil encontrar niños y niñas de distintos padres y madres, incluso hermanos que han tenido hijos entre ellos. Por esto el Santo Padre afirma que el uso de preservativos no puede ser la única solución a muchas enfermedades como el Sida. Si consideramos que todo queda solucionado con la repartición de preservativos sí estamos cometiendo un gran error. La verdadera solución pasa por formar a las personas y explicarles las graves consecuencias que puede llevar una desordenada vida sexual. Seamos sinceros, todos tenemos, en mayor o menor medida, una vida sexual, pero sólo si somos conscientes de los peligros graves que esto comporta – mantener relaciones sexuales con distintas personas, ya sea en la puerta de una discoteca, en un burdel de carretera o en un intercambio de pareja – podemos evitar trágicas consecuencias que no se solucionan sólo con el uso de preservativo.

Por si acaso algún periódico no se enteró bien.

El aborto, el lince y la economía

18 marzo 2009 en 2:46 pm | Publicado en Uncategorized | 40 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tenía otra entrada preparada para hoy, pero como ha salido esta campaña:

me ha parecido más entretenido comentar un pasaje que ha ocurrido recientemente. Fue ayer, en la tercera clase con la nueva profesora de Economía. La estoy cogiendo cariño: ningún profesor ha ocupado hasta ahora dos entradas de mi blog.

El caso es que, no sé muy bien a cuento de qué, ha comentado:

¿Qué os ha parecido la campaña de la Conferencia Episcopal de los linces? ¿No sabeis de qué hablo? De una campaña superagresiva contra el aborto que han lanzado los obispos, que consideran que la vida del embrión debería estar más protegida que la de los linces ibéricos. Esque de verdad…”

La cita no es textual, porque no tenía grabadora. Y se me ocurrían varias pegas: me gustaría habérselas dicho a ella, pero la verdad es que sigo siendo igual de cobarde que siempre:

1. Me parece mal que exprese, sobre un tema tan visceral -literalmente- una opinión tan abierta, y, aunque sé que no lo hizo a propósito, podría haber pensado que igual no todo el alumnado pensaba como ella.

2. No se puede criticar a la Iglesia porque quiera defender la vida del embrión: es una iniciativa con mucho respaldo social, y un cada vez mayor respaldo de las autoridades científicas (ya no hay médicos en la sanidad pública dispuestos a abortar, yen lugares como Navarra, ni siquiera los privados: debería darnos qué pensar).

3. Esa no es una campaña agresiva. si quieres di que es demagógica, proque no se mata a bebes de una año. Tu mismo. Pero agresivo es esto:

Y ES MUCHO MÁS REAL.:

Un último enlace: http://images.google.es/images?hl=es&um=1&q=aborto

Por cierto, comentar lo que queráis, pero probablemente no responda, porque en este tema no sé controlarme.

La Iglesia y Occidente

16 marzo 2009 en 1:42 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuando me pregunto cuál  es la causa de que se vacíen nuestras iglesias, de que la fe vaya apagándose silenciosamente, me gustaría responder que el motivo central es el vaciado de la figura de Jesús, a la vez que la formulación deísta del concepto de Dios. El sucedáneo de Jesús, más  o menos romántico, que se ofrece no es suficiente. Le falta realidad y cercanía. El Jesús de los Evangelios, que volvemos a conocer en el Catecismo, es Contemporáneo,  porque Él es el Hijo, y es accesible porque es humano. Su historia humana nunca es puro pasado; todo esto está asumido en él y en la comunidad de sus discípulos como presente y me toca.

Ratzinger, Joseph.  Discurso alnte la Comisión Pontificia para América Latina. Febrero de 1994

Joseph Ratzinger

Joseph Ratzinger

Acabo de leer estas palabras mientras esperaba mi turno en la Universidad. Cuando me ha tocado usar el ordenador, no he podido resistirme a glosarlo. Y es en referencia a aquellos que decían que las iglesias de hoy se vaciaban porque la liturgia era poco participativa, o porqeu los curas que iban con sotana no resultaban cercanos.

Como dice el que hoy es el Papa, y yo corroboro esa opinión, es la falta de rigor en lo religioso, la “perdida de sal” de la figura de Jesucristo lo que hace perder fieles a la Iglesia (Si la sal se vuelve sosa, ¿Quién salará? Mateo 5, 13-16).

Por eso también se puede decir qeu echen una mirada a sus frutos los que así piensan (Por sus frutos los conoceréis, Mt 7, 20): Cuantas vocaciones jóvenes salen de esas parroquias “cercanas”, cuantos santos trae consigo el cura “sin sotana”…

No me considero un reaccionario de las buenas costumbres, pero creo que es muy fácil echar las culpas a otros de las omisiones ajenas.

La misión

4 marzo 2009 en 2:09 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
El padre Gabriel abraza a Mendoza, arrepentido y perdonado

El padre Gabriel abraza a Mendoza, arrepentido y perdonado

El padre Gabriel se enfrenta en la misión a uno de los conflictos morales más bellos que he visto filmados jamás: el hecho de que el papado que les envió allí les deje abandonado por cuestiones terrenas, y deje a los guaraníes a la voluntad poco esperanzadora de los mercados portugueses.

Cuando Rodrigo Mendoza, convertido en el novicio Rodrigo, entra en su habitáculo y le anuncia que desea renunciar a su voto de obediencia, el padre Gabriel, apunto de lágrimas, exclama:

“¡Fuera! ¡Fuera! No quiero oirlo. (…) Nunca debísteis haceros jesuita”.

Pero no sólo Mendoza deserta de su vocación para seguir los dictados de su conciencia, y dejándole a él sólo en medio del dilema moral. Los demás jesuitas destinados a aquella zona de misión, también “cuelgan sus hábitos” contra las disposiciones papales, dispuestos a luchar junto a los indios que han evangelizado.

Lo cierto es que, a raíz de esta imagen, llevo toda la semana reflexionando sobre la aparente discrepancia entre conciencia y obediencia, que tantas veces he discutido con Anarel y con otros. Para mucha gente, son dos cuestiones antagónicas, y no se pueden dar en el mismo sentido nunca.

Sin embargo, he estado leyendo un artículo de joseph Ratzinger que se llama “Fidelidad y Reforma”, y en el apartado concincia y verdad se plantea el siguiente dilema: Si la única evaluación moral posible es definir si siguió o no siguió los dictados de su conciencia ¿Qué tenemos contra los grandes crímenes de la humanidad, con un motor más que loable?

No he comprendido completamente -ni siquiera lo pretendí -ni el artículo del ahora Papa ni el dilema moral que m plantea la película: Pero el Padre Gabriel, a diferencia de los demás jesuitas, es consecuente con su conciencia, o “más consecuente” con su conciencia, desde el momento en que se da cuenta de la trascendencia que tiene para un cristiano la definición de Dios: “Deus Charitas est”.

“¡Dios es Amor! Y si no hay en el mundo un motivo así para moverse, a mi no me quedan fuerzas para seguir en movimiento!”.

El padre Gabriel obedece, porque así se lo manda su conciencia -no debe aparecer en un combate armado-, pero también cumple con su determinada versión de los hechos, permaneciendo en el poblado en lugar de marchándose, como se le había sugerido.

No he acabado mi reflexión, porque no sé acabarla, y el texto se me está alargando.

Yo fui masón

17 febrero 2009 en 6:11 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Maurice Caillet perteneció a la Gran Logia de Oriente masónica durante 15 años. Médico, cientificista y ateo, experimentó un porceso de conversión a través de diferentes personas que fue tratando, hasta bautizarse y unirse al movimiento carismático.

En este libro que me he leido en una mañana -es muy breve y engancha -lo cuenta todo: los rituales de iniciación, los métodos, las influencias, los principios… Y las incompatibilidades entre cristianismo y masonería, y demás problemas.

No quiero ponerme dogmático porque, como el mismo autor reconoce, reza a diario por la conversión de los masones, quienes, en muchos casos, actúan de buena fe.

Yo sólo digo que lo leáis. Esta en libros libres, editorial que, por lo demás, no me gusta especialmente. El proceso de conversión está muy bien relatado y es profundamente intelectual.

El 26 examen de Economía. Hasta entonces.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.