En el Aniversario de su muerte

4 enero 2010 en 8:30 am | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Albert Camus (1913-1960), fue la honradez exiliada y el humanismo amargo. Sin haber leido directamente mas que un cuento suyo (Los mudos, que pertenece a El exilio y el reino), creo que me ha influido notablemente, tanto por su honradez intelectual como por su apasionada defensa -y protección- de las ideas que le hicieron especial.

No he llegado a leer la que se dice que es su obra genuina (la editada postumamente por su hija, El primer hombre), pero sé que cuando lo haga me gustará: y mientras me he contentado con la apasionante lectura de su perfil escrito por Charles Möeller en Literatura del siglo XX y Cristianismo. Le llamaba “la honradez desesperada”.

Abc ha publicado un espectacular texto (reflexión) sobre el autor argelino-frances (no era de ninguno de los dos sitios), que a continuación vuelco para conocimiento de mis lectores:

Al filo del cincuentenario de su muerte accidental, la sombra majestuosa de Albert Camus (7 de noviembre de 1913-4 de enero de 1960) continúa creciendo y seduciéndonos, por las mismas razones que suscitaron la hostilidad agresiva de muchos de sus contemporáneos más influyentes, insensibles a las tragedias, tan actuales, que el más argelino y español de los escritores franceses fue el primero en afrontar con serena gallardía. Seguir leyendo…

Anuncios

¿Libertad u orden social? (II)

28 marzo 2009 en 6:42 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pienso que no lo he dicho todo sobre el video que vimos en clase de economía, hace unos días:

Porque el video te plantea siempre que la cosa es por culpa de que “los ricos son cada vez más ricos, y los pobres son cada vez más pobres”: lo coloca en el lugar de la avaricia, y ofrece como solución controlar la riqueza –sistema socialista antimercantilista, que en última instancia desemboca, a mi juicio, en una pérdida de la libertad-.

                Contra esta concepción, recuerdo una reflexión del catedrático de metafísica Alejandro Llano, quien, en un artículo en “La Gaceta de los Negocios”, afirmaba que la crisis económica se debe en una parte muy importante a una crisis moral, y no tanto al sistema como algunos piensan.

                Y sólo es necesario pensar un poco para comprobar que los grandes fraudes –Madoff y familia –y los comportamientos irresponsables de las élites sociales –con las hipotecas sub-prime y las crisis ninja de Leopoldo Abadía- son los que han propiciado una crisis económica que en otros tiempos se debía a la escasez de recursos.

                Y es aquí donde dejo el debate: ¿Realmente se ha de escoger entre tendencia a la libertad o tendencia al orden, o bastaría con la educación en valores para un mundo más justo? ¿O es la formación de valores solamente un modo de buscar el orden frente a la libertad? ¿Valores y libertad son conceptos antagónicos? ¿Corrompe el dinero? ¿El hombre es capaz de ser justo cuando puede beneficiarle la injusticia?

                Cuantas preguntas sin resolver… Escribiré sobre cada uno de los anteriores en algún momento.

¿Libertad u Orden Social?

13 marzo 2009 en 6:24 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer, como había huelga universitaria los que decidimos no suscribir la huelga tuvimos, en lugar de clase, un video y un congreso.

 

El video lo pusieron en clase de economía, asignatura que imparte desde hace dos semanas una profesora nueva que es bastante menos liberal que la que no daba antes.

                Era el típico film antiglobalización, con imágenes fuertes y alusiones al “poder en la sombra” que rige nuestras conciencias y nuestras vidas, con un par de intelectuales de izquierdas y dos misioneros denunciando la deplorable situación de África, y acusando a Europa y a los EE.UU. de no hacer nada.

                “Menuda roja, pensareis (…) pero la economía es una ciencia social, y, como tal, no existe de modo aséptico (…) que no os cuenten milongas; hay que mojarse…” Estas han sido, más o menos, las palabras de la profesora al acabar el video, a modo de epílogo. Pues bien, me voy a mojar:

                Y siento decir a Anarel que voy a volver por los cerros de Úbeda. Porque un intelectual francés afirmaba en el video –y es casi con lo único con lo que me he quedado-: “Ante semejante problema, no me vale ningún humanismo, ningún escrúpulo moral” y, quizá pese a mi incultura, me ha parecido una soberana insensatez: porque si criticas una situación que te parece injusta, lo haces en virtud de una concepción de lo justo más allá de lo que “establezca el ministro de justicia”, es decir, hablas de una verdad moral, que en ningún caso llamarás escrúpulo, sino convicción.

                En resumidas cuentas, me parecía contradictorio. Pero, como siempre, puedo estar equivocado.

Yo fui masón

17 febrero 2009 en 6:11 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Maurice Caillet perteneció a la Gran Logia de Oriente masónica durante 15 años. Médico, cientificista y ateo, experimentó un porceso de conversión a través de diferentes personas que fue tratando, hasta bautizarse y unirse al movimiento carismático.

En este libro que me he leido en una mañana -es muy breve y engancha -lo cuenta todo: los rituales de iniciación, los métodos, las influencias, los principios… Y las incompatibilidades entre cristianismo y masonería, y demás problemas.

No quiero ponerme dogmático porque, como el mismo autor reconoce, reza a diario por la conversión de los masones, quienes, en muchos casos, actúan de buena fe.

Yo sólo digo que lo leáis. Esta en libros libres, editorial que, por lo demás, no me gusta especialmente. El proceso de conversión está muy bien relatado y es profundamente intelectual.

El 26 examen de Economía. Hasta entonces.

Trafalgar

23 septiembre 2008 en 11:37 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

 

Cabo Trafalgar, enésimo libro de Arturo Pérez-Reverte, es, desde mi humilde punto de vista, una obra de arte. Tanto la ágil y original forma narrativa del autor, como la impresionante trama, la hacen simplemente una de las mejores novelas bélicas que he leido. Unido a los conocimientos náuticos del autor, natural del cartagena, tenemos una auténtica maravilla en lo que a documentación y conocimientos se refiere.

El libro, cuenta la historia del navío español Antilla, fletado con otros cuantos de la Armada española para ayudar a los franceses en su lucha contra la disciplinada marina inglesa. Por curpa de la incompetencia del hombre al mando (Vilenef, como le llaman los españoles) se ven en una encerrona -la batalla de Trafalgar- de la que intentan salir lo mejor parados que sea posible.

Sorprende todo, desde las descripciones, hasta la ausencia total de “marrones sexuales” (debilidad del autor) y la ausencia de anticlericalismos (también frecuentes en Reverte).

Si hay que echarle en cara algo, es quizá -y no es ningún demérito- su marcado “españolismo” (demasiado rural, burro, cristiano sin saber por qué, e irreflexivo, con muy malos líderes pero muy valiente), y “antigabachismo”(ridiculiza a menudo su caracter aristocrático, traduce frases del español al francés como le viene en gana, les tilda más de una vez de cobardes…) que ya le hicieron célebre en La sombra del águila.

Para todo aquel que quiera escuchar una buena historia, para el que quiere otra versión del “master & commander”, o para cualquiera, porque es un libro que no te deja soltar. Magnífico.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.