Guerra de cifras

19 octubre 2009 en 2:31 pm | Publicado en Uncategorized | 11 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Cartel de la manifestación del sábado 

Hoy me voy a quejar, lo lamento. Y voy a hacerlo del periódico más leido de toda España: El País.

El sábado 17 de Octubre, una masa de gente (entre los 55.000 y los 2.000.000, como siempre) asistió a una marcha a favor de la vida y contra el aborto en Madrid.

El País no sacó en su web ninguna noticia sobre como había ido la marcha (y pienso que tenía su importancia, pues iba contra un proyecto de ley que se encuentra en plena discusión): sacaron un video, y un editorial destacando las “mentiras” de la protesta, y se hizo el silencio.

Ayer, la última noticia publicada sobre el tema era que “El PP se suma por fin a la protesta“. (cosa que tampoco era cierta: algunos miembros del PP fueron a título individual… Y otros, a título individual, no fueron).

Sin embargo, la fotografía de la manifestación en San Sebastián a favor de Otegui sí estaba en las páginas de Sociedad ayer tarde, y me atrevo a figurarme que serían menos gente (a tenor de las fotos de una y de otra marcha.)

 

Página de El País 

 

Hoy, por fin aparecía una noticia en portada sobre la marcha contra el aborto. ¿Y cuál era? : “Un nuevo equipo de recuento “adelgaza” manifestaciones”, en la que se “demuestra” que hay un método revolucionario según el cual a la manifestación del sábado asistieron 55.000 personas y no 2.000.000, como afirmaron los organizadores. Aparentemente, cuentan cabezas en las fotografías que sacan.

El dato, más allá de que sea un método revolucionario, me parece bastante inconsistente porque, contando lo que son “objetividades” (más de 600 autobuses de fuera, por ejemplo), se queda muy corto.

Es decir: si calculamos que 600 autobuses (fueron más) llevaron un promedio de 45 tripulantes (también fueron más), nos sale la friolera de 27000 personas (¡casi la mitad del aforo!). Por otra parte, deberíamos contar la incontrolable cantidad de gente que vino por medios propios o públicos (ya fuera en tren, en coche o en avión, como los de canarias). De hecho, un compañero de universidad me ha dicho que de su pueblo de Toledo salieron 30 coches. Pero pongamos que esos sólo fueron 3000 (y ya digo que fueron escandalosamente más): ¿No sería lógico que, tanto por la densidad de población, como por las facilidades para asistir, los de madrid fueran mayoría? Por tanto, no puede ser que de la capital sólo viniesen 25.000: debía de haber bastante más gente.

Una última prueba: si sólo hubiesen sido 55.000, los 2.000 voluntarios sólo nos tendríamos que haber encargado de 25 personas cada uno. Fui de voluntario, y te aseguro, querido lector, que me ocupé de bastantes más.

Ya para acabar, quiero terminar mi queja contra elpais.com de un modo repelente, y sé que mis amigos gallegos me lo echarán en cara: pero, como dije, de la manifestación de Madrid sólo se dice que el PP acudirá (última noticia antes del evento, linkada en este artículo más arriba) y que según un nuevo sistema, al final fueron muchos menos (también linkada). Y a renglón seguido (sólo hace falta buscar “manifestación” en el buscador de elpais.com) aparece el siguiente titular: “Más de 50.000 personas en la mayor marcha por el gallego de la historia”, que, como ataca de pleno al PP gallego (al que no tengo intención de defender, en este artículo ni en ninguno) no necesita de métodos valorativos de capacidad y de “contar cabezas”. La presente marcha tiene tres noticias particulares y una crónica en la página que critico: la manifestación por la vida NINGUNA.

Las cizañeras

18 octubre 2009 en 5:34 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Desde que el mundo es mundo, ha habido marujas. Pero es que el otro día se me presentaron de un modo extraño. Llegamos, como de costumbre, al centro de día, y una señora con pinta de desenvuelta me dijo: “Está muy bien que vengáis a estos centros los jóvenes a cuidarnos, un poco, que si no nosotros nos sentimos inútiles, además de que os sirve para aprender de la vida…” Y más cosas. Y, aunque observé que su discurso estaba bastante elaborados –con varios ejemplos muy ilustrados de lo que sabían y no sabían los niños de hoy –también me di cuenta de que solía repetir las ideas, y en un orden bastante parecido de desarrollo. Pensé que sería una extraña técnica pedagógica, hasta que comenzó por tercera vez por su “Está muy bien que vengáis a estos centros…”, momento en el que me di cuenta de que, en realidad, estaba tratando de retenerme sin tener nada que contar. No se lo señalé por delicadeza, pero la señora que estaba a su lado, mientras coloreaba un castillo exclamó para sí “¡Hala!, otra vez”. En ese momento, mi conversadora compañera se indignó y exclamó:

– Qué dice usted?

– Nada, nada –respondió quien estaba a su lado

– Ah, bueno. Pensé que se estaba burlando de mí. Porque estos niños de hoy lo han tenido todo –se dijo, volviendo hacia mí- pero yo todavía recuerdo que en la guerra vivíamos al lado de un cuartel, y porque mi madre era muy amiga de la madre de un militar, a veces nos daban de cenar, ¡lo que les sobraba del rancho en el cuartel!

Puse toda la cara de asombro que pude, sin embargo, otra compañera entró en el juego, tumbando el mito del rancho:

– Al menos tenías un rancho. De qué te quejas. Casi todo el mundo se pasó la guerra comiendo piel de patatas.

– ¡Sí! Es verdad –respondió la maruja numero 3- pieles de patatas –y como era muy risueña le hizo mucha gracia. Y fue cuando descubrí que la primera de las señoras era una verdadera susceptible, porque, girándose indignada, le preguntó:

– ¿Se está riendo usted de mí?

– No, no por Dios.

– Ah, bueno, es que pensé que se estaba riendo usted de mí –dijo con cara de pocos amigos y, para mi horror, me echó una mirada cómplice, y resolvió: Si es que aquí hay mucho Séneca suelto.

Debo reconocer que me asustó, pero más me sorprendió que poco a poco, todas iban dando su versión, y todas iban pensando que yo estaba de su parte en el conflicto. Es más, empecé a pensar que yo era el trofeo que se sorteaban durante la discusión.

– Porque tú siempre cuentas la guerra y te crees que no se pueden contar otras, y yo la puedo contar y mucho mejor que tú –mirada complice de vieja 3

– Sí. Y fíjate en la educación, que antes sacabas malas notas y tu padre te daba una que no te levantabas. Ahora, saca el niño malas notas y los padres pegan a la maestra. –otra mirada cómplice.

Y la primera, a lo “qué se dice que me opongo”:

– ¡Pero si hay que ser modernos! ¿No hay que ser modernos? Hay mucho Séneca… Y mirada cómplice.

No sé muy bien como salí de aquella conversación. Pero la maruja 1 había vuelto a decir

“Está muy bien que vengáis a estos centros los jóvenes a cuidarnos, un poco, que si no nosotros nos sentimos inútiles, además de que os sirve para aprender de la vida…”

La utopía de la reja

31 mayo 2009 en 7:50 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hace unas semanas tuvo lugar un evento en Ciudad Universitaria a favor de la 3ª República, con dos ponentes de excepción: Cayo Lara (coordinador de IU) y Julio Anguita (histórico del partido). Fue una convocatoria a la que, casi sin excepción, acudieron afiliados y simpatizantes de izquierda unida y de otros grupos aún más a la izquierda.

A la polarización del acto podríamos sacarle la misma “bipolarización” que vio un amigo mío, nacionalista y de izquierdas, en las banderas que acompañaron a los manifestantes contra el aborto, hace pocas semanas: si se pretende movilizar a la sociedad, no hay porque sacar a relucir lo que nos separa.

Julio Anguita, en un acto por la 3ª República

Julio Anguita, en un acto por la 3ª República

Pero no voy a hablar de eso hoy, porque Julio Anguita dijo en su intervención una frase a la que me he permitido sacarle punta, por supuesto impunemente: “No he conocido ninguna utopía irrealizable.

Pienso que la frase, que lo que venía a decir era que “si no sale es porque no le echamos c…”, también revelaba un segundo significado: todas las utopías son, en sentido estricto, realizables, porque son modos teóricos de organización social, que en el papel parecen beneficiosos para la sociedad en general, pero que precisan de cambios drásticos de configuración. Por tanto, el problema no es tanto que sea o no realizable, sino más bien, si sobre el papel se le encuentran errores que hagan desaconsejable su aplicación práctica. Y eso es, exactamente, lo que me parece que le ocurrió al marxismo en general.

Conste, antes de mi desglose, que admiro profundamente a todos los marxistas que conozco –ya sean trotskistas, leninistas, estalinistas o maoístas –porque  demuestran un compromiso con sus ideas que ha creado en ellos verdadera virtud. Virtud que ya desearíamos los cristianos muchas veces. Además, es bastante probable que mis conclusiones sean fruto de la ignorancia, pues no he leído nada marxista, ni a favor ni en contra. Convencido de que ocurrirá algo por el estilo, adelanto mis disculpas.

Cayo Lara

Cayo Lara

Pero a lo que iba. Julio Anguita habló en realidad de la utopía republicana, y contra ello no tengo nada, pues me considero republicano –aunque tengo que decir que no consta ésta entre las ideas por las que me jugaría el pellejo a día de hoy –. Yo  me quiero centrar más en la utopía comunista, porque me parece más interesante, y porque, pese a que el mundo le haya dado un poco la espalda, sigue teniendo bastante eco en la facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, además de que aún mucha gente tiene una vinculación afectiva –aunque ya no ideológica o política –con el puño en alto y la Internacional.

Considero al marxismo como un buen diagnóstico y una mala solución. Era evidente la injusta situación del obrero industrial del siglo XIX; era necesaria una situación más justa. Y a Marx se le ocurrió la idea de la lucha.

No atacaré hoy la “lucha de clases”, porque ya ha sido combatida muchas veces. A quienes tengan interés por saber qué pienso sobre esto, recomiendo la lectura de “Rerum Novarum” del Papa León XIII, o de “Centésimus Annus”, de Juan Pablo II, del mismo modo que se puede echar mano de la teoría del “distribucionismo” inglés, creada por Robert Hugh Benson, Gilbert K. Chesterton, y otros intelectuales británicos. No deja de ser otra utopía.

Pero yo hoy quiero ceñirme –desde mi incultura –a lo que el marxismo llama problema del sistema capitalista. Los pocos videos antiglobalización que he visto en clase, o los manifiestos comunistas que he leído en mi facultad hablan siempre de la Empresa Privada y del empresario como quien habla de un corrupto sin precedentes, lo que me parece un planteamiento algo maniqueo; primero, porque ignora que es tan empresario el dueño de Mc Donnald’s como el zapatero de la esquina; y segundo, porque afirma implícitamente que frente al poder al hombre sólo le cabe corromperse.

Esta idea de la corrosión humana, propia de las culturas post luteranas como la alemana y las tierras centroeuropeas, es la que crea también la paradójica idea comunista de “naturalización” que vimos en clase de teoría de la información con motivo de un texto de Goffmann.  Pero esto es harina de otro costal. Haré una segunda parte otro día. De momento, aquí queda lo dicho.

Temed, blaugranas, temed

27 mayo 2009 en 9:07 am | Publicado en Uncategorized | 6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Las estadísticas, la defensa suplente, y otros datos de interes dan por campeón al Manchester United. Y yo no sé de donde sacar una camiseta del mismo.

 

TEMED, BLAUGRANAS: TEMED!!!

VERDUGOS

VERDUGOS

Nada ajeno me es humano

21 mayo 2009 en 8:10 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Entiéndase la ironía: era por aquello de cambiar el orden establecido. Como la ministra. Rompiendo el molde.

Salamanca y el Psoe

19 mayo 2009 en 6:03 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer, mientras salía camino de la facultad (en torno a las 9:30, porque salía tarde,), me encontré con el ex-Ministro de Sanidad Bernat Soria por la calle Nuñez de Balboa. Paseaba a lo que me pareció un West Hiland Terrier, y vestía (el ex-Ministro, no el perro) de traje oscuro y corbata. Me miró con cara de pocos amigos (quizá porque al verle puse la cara de “quien-es-este-tipo-que-yo-creo-que-sale-en-la-tele”), y estuve lento y cobarde a la hora de sacarle una foto por el móvil.

Bernat Soria

Bernat Soria

El incidente quedó en la anécdota, pero es que hoy, al volver de la universidad, a eso de las 14:35  -tarde también, porque la profesora de Movimientos Literarios se ha alargado en el análisis de “La carretera”- he visto, en la misma acera, y también trajeado -aunque esta vez, sin perro- a Diego López Garrido, portavoz del PSOE en el Congreso. Tampoco le he sacado una foto, pero como tengo que actualizar el blog, y los exámenes no me dan para elaborar grandes teorías pseudoteofilosóficas (la reflexión típica del periodísta que cree conocerlo todo, si queréis mi opinión), me he decidido a colgar esto. Además, si a mi grupo de Pepinonews le gusta, tal vez lo cuelgue ahí también. Y así cumplo el cupo.

Diego López Garrido

Diego López Garrido

Me ha hecho mucha gracia.

Los perros ladran – Truman Capote

19 octubre 2008 en 11:59 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La editorial anagrama publicó hace pocos años una recopilación de artículos descriptivos y relatos breves ue conforman la que podría ser una biografía no-oficial del autor.

Yo he tenido el gusto amargo e irascible de dedicarle mis horas durante el último mes. Lo he leído despacio, admirando y compadeciendo a un tiempo su maestría con la pluma, y su desdicha vital, fruto de no tener ninguna idea clara.

Con todo, el libro contiene relatos verdaderamente memorables. Capote muestra en cada página lo que quiere enseñar: te emboba con un pisapapeles, o te tiene en vilo con las peripecias de un cuervo italiano sin alas, o con la compañia de teatro Porgy & Bess, formada en su totalidad por negros, recurriendo Rusia en una gira cuanto menos pintoresca…

Truman es en esta obra el descriptor de lo intrascendente. Te cuenta miles de detalles que en reañidad no tienen ninguna importancia.

Pero acabas de leerlo, y te das cuenta de que has viajado en el mismo barco: has visto la misma España depauperadad e lso años cuarenta; la misma miseria moral de la Rusia comunista; has sentido una angustia vital sin motivo; no has dormido por la noche, porque la cama del tren era incómoda y porque has estado reflexionando sobre la muerte…

Un libro de estética sin ética. Como su autor. Un espectácular dominio del lenguaje, al servicio de una causa insuficiente.

Un ególatra, un genio.

Actos inmanentes y eutanasia

26 septiembre 2008 en 5:25 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Aristóteles definió en su antropología las acciones del hombre como siempre inmanentes (esto es: todo lo que hace el sujeto le acaba afectando a él personalmente) y algunas de estas, com transeuntes (el fin de la acción está fuera del ejecutor.)

Yo le veo su aplicación con la eutanasia. Para los que pensamos que esto es un delito, y que además no sería regulable, y que podría incurrir en un fraude poco legislable y que costaría vidas humanas (lo peor que se puede perder), se puede decir también una cosa: más allá de que el afectao en cuestión pida ser asesinado (no iba a poner “eutanasiado” porque es mentir), no es un acto moralmente bueno, por más que él lo pida: entre otras cosas porque el que se aplique en cumplir con los deseos del enfermo, por la inmanencia del actuar humano, podría decirse sobre la marcha que se ha convertido en asesino.

Y es fuerte, pero no deja de ser cierto.

El magistrado, la justicia y la constitución

25 septiembre 2008 en 7:37 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Me han sorprendido estos dos artículos, y os los linkeo hoy como post.

http://www.elconfidencialdigital.com/Blog.aspx?IdBlog=5&IdSeccionesBlogs=12

y

http://www.elconfidencialdigital.com/Blog.aspx?IdBlog=1&IdSeccionesBlogs=4

 

Os los dejo para vuestra reflexión.

El aborto y la vida (II)

24 septiembre 2008 en 11:08 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer, leyéndo en no sé que blog, escuché -o más bien, leí- la siguiente afirmación: “son sólo células”.

Qué duda cabe que tenía razón. Igual que yo. Biológicamente, soy un conjunto de células que interaccionan entre sí, y que, separadas del conjunto, mueren.

El problema está en que, si legislamos en base a la biología, la liamos.

Los derechos no se dan por el número de células de que se goce-si no, pobres mutilados-; los derechos humanos se dan a los seres humanos (que, sí, también son malditas células).

Y, ¿Qué es un ser humano?

Brillante pregunta. No pretendo resolver aquí por mis narices un debate de más de tres mil años. Pero sí puedo decir que distingue a una persona de otra,( aparte de que no puedan estar ubicadas en el mismo punto): en términos biológicos, su código genético, único, intransferible, y común a todas las células de un “organismo”.

Y, ¿Cuándo se crea el código genético de un ser humano?

RESPUESTA: En la concepción. En el momento de el apareamiento de gametos, los ADN de ambos se mezclan, por un mecanismo que escapa a mi corta mente de periodistas. Ya hay un nuevo ADN, distinto al de todas las demás células de la madre que le rodéan, y distinto también al del padre.

Curioso, ¿Verdad?

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.