La felicidad de Tolstoi

1 mayo 2009 en 4:46 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

León Tolstoi dijo una vez: El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace. Ha sido amor a primera vista cuando la he leído en un cartel de mi Colegio Mayor. Y como habla por sí sola y hoy ya he escrito, os la dejo para que la disfrutéis sin mis aditivos y estorbos. Aupa.

Anuncios

El tren de las tres y diez

1 febrero 2009 en 8:13 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3_10

Mañana empiezo exámenes definitivamente (Teoría de la Publicidad, a las 12 en punto), y ayer me ví un peliculón (El que pone en el título), un Western, remake de uno anterior rodado en los lejanos 50. Según todos los expertos, esta mejora al original. La película es una lucha entre dos personajes, Christian Bale, como representante de la moral y la Justicia incorruptible (“Dime, los 1000 dolares, ¿Me los extenderás en un cheque, o como me pagarás?¿Qué diré a la gente?¿Que te escapaste sin que yo lo quisiera y que me encontre 1000 dolares?”), frente a la mayor maldad humana, Russell Crowe, encarnada en un asesino sin excrúpulos que recita versículos del Antiguo Testamento. Entre los dos se encadena una suerte de amistad, odio, desconfianza, miedo. Y entre medias, el hijo del hombre justo, demasiado joven y aventurero para comprender que la peor parte en las injusticias no se las lleva quien las padece, sino quien las realiza.

La lucha, con el personaje del hijo, adquiere una nueva dimensión: el padre trata de velar por que su hij no se fije en el vil delincuente, pero a cada escena que pasa el hijo parece más fascinado por la oscuridad y excentricidad de tal personaje, frente a su anodino padre, cojo de guerra, y demasiado bueno para ser interesante.

Me gustó, no voy a decir más. La recomiendo.

La libertad y sus usos

9 diciembre 2008 en 10:20 am | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

untitled

 

Este texto ya lo publique en mi anterior blog, pero por mi entonces -y actual- desdén a la distribución mediática -me he curado en humildad- no tuvo demasiada difusión. Lo reedito, tal como lo parí aquella tarde. Tiene un par de añitos: quizás aflore mi adolescencia en algún pasaje, pero asíe s más bonito:

Recurramos al símbolo: La libertad –al contrario de lo que muchos piensan- es una cuerda. Una cuerda muy especial: Si quieres subir una distancia, puedes engancharla y usarla de apoyo. Hasta aquí todo normal. Pero es que sin cuerda, es muy difícil subir a ningún sitio. Y mucha gente no tiene cuerda. Y pelea tanto por alcanzarla que al final, cuando la consigue, se olvida de la cuesta que tenía que subir, y se dedica a presumir de que tiene cuerda, y de que podría subir a cualquier lado si quisiese. Pero no la utiliza.

Eso le pasa a mucha gente hoy en día.

La cuerda, sirve para salvar obstáculos, pero también tiene muchos otros usos. Por ejemplo: Tiene una peculiaridad esta cuerda: no se le pueden hacer nudos, salvo que sea en torno a algo, es decir: puede atarse, no anudarse.

Y hoy en día, mucha gente se anuda la cuerda en torno a sí misma, sin darse cuenta de que en la cuerda cabe mucha más gente.

Muchas veces, los que la ondean al viento, sin intención de utilizarla, son los que, de tanto moverla, acaban enganchados por los pies sin saberlo, y suelen caer de bruces al suelo, liados ellos solos con su cuerda, que se convierte en un estorbo, por mal usarla. ¿Puedes utilizarla para eso? Sí, sin duda. ¿Resulta –seamos pragmático por una vez- útil en algún caso? No. A nadie le sirve de nada estar atado por los pies.

Sin embargo, otros, empeñados en la magnitud de su empresa, son capaces de escalar grandes distancias, y de subir a otros con esa misma cuerda: o de utilizar varias cuerdas a la vez para subir, entre varios, distancias más altas… E incluso, si no triunfan, por haber subido con otros –o haberlo intentado- si en un momento de la escalada se rompe la cuerda, y en la caída quedan enredados , pongamos- que coincidencia- por los pies, estarán enganchados, estarán liados, pero estarán en compañía.

La libertad, como las cuerdas, de ejercerla se gasta: Es inevitable: cuanto más libre eres, es que más comprometido estás: más cuesta arriba se hace la colina cuanto más alto escalas. Y sin embargo, por tu voluntad, estas gastando la cuerda en cumplir su fin. Quizá algún día se rompa –quizá no- pero los que la ondean al viento, la tendrán estupendamente cuidada sin que les haya servido para nada.

Un consejo, y un juego de palabras: guárdate de mimar tanto tu cuerda, y de ondearla tanto al viento, que quedes enganchado de por vida tu solo, en tu cuerda –por muy magnífica que esté-.

Ahora el juego de palabras: Siguiendo la lógica elemental de la regla de tres, si libertad es cuerda, el más libre es más cuerdo, que encaja perfectamente con el “la verdad os hará libres” que derivando de cuerda a cuerdo, y de cuerdo a cordura, podríamos decir que la cordura es el conocimiento de la verdad. El loco es el que desconoce hasta quien es. Cuanto menos conozcas, más loco eres. Y también, por regla de tres, cuanto más loco, menos libre.

Sexo, fe y Matrimonio

2 octubre 2008 en 11:43 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Recuerdo una discusión el año pasado con varios de clase, sobre el tema que da título a esta entrada. Una de las chicas que participaba en la discusión argumentaba que “lo de mantenese virgen hasta el matrimonio era porque no se conocían los métodos anticonceptivos, y, por tanto, era muy peligroso tener un niño sin un padre que le mantuviese.” No recuerdo que respondí, pero pensando fríamente se me ocurren unas cuantas respuestas:

1º Métodos naturales anticonceptivos han existido toda la vida. Y amantes también.

2º Viene a decir que ANTES sexo y fecundidad venían juntos, y ahora se pueden separar. Lo cual no deja de ser estúpido, porque si iban juntos no es por casualidad: es evidente que la función de la sexualidad es la perpetuación de la especie, y la atracción sexual por ambos polos, el mecanismo del que se sirve la Naturaleza para alcanzar ese fin. Por tanto, quien asegure haber logrado “separarlas”, lo que tiene que decir es que ha conseguido destruir un mecanismo natural.

3º LA libertad humana ha existido siempre. Pero la libertad se desarrolla por virtudes, no por impulsos. Y las virtudes son hábitos operativos buenos.

4º Si no se distingue cual es el límite para tener una posible relación sexual, (¿noviazgo? ¿Qué es noviazgo?), lo que se consigue es una dilapidación del orden natural de la sexaulidad.

 

Creo que se me entiende.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.