Mayfeelings

3 mayo 2009 en 11:43 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

De nuevo debo a Opusprima este video-entrada que publico. Es un video francamente bueno. Los mismos que han hecho este video (mayfeelings) hicieron uno similar el año pasado, y yo lo publiqué también en el blog.

 Creo que si siguen haciendo más videos harán grandes cosas. Si eres católico te arranca una sonrisa. Y si no, también.

 

Espero que la disfruteis todos/as los/as que haceis el esfuerzo de aguantarme. Como puede verse, no funciona el arroba en mi teclado.

El aborto, el lince y la economía

18 marzo 2009 en 2:46 pm | Publicado en Uncategorized | 40 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tenía otra entrada preparada para hoy, pero como ha salido esta campaña:

me ha parecido más entretenido comentar un pasaje que ha ocurrido recientemente. Fue ayer, en la tercera clase con la nueva profesora de Economía. La estoy cogiendo cariño: ningún profesor ha ocupado hasta ahora dos entradas de mi blog.

El caso es que, no sé muy bien a cuento de qué, ha comentado:

¿Qué os ha parecido la campaña de la Conferencia Episcopal de los linces? ¿No sabeis de qué hablo? De una campaña superagresiva contra el aborto que han lanzado los obispos, que consideran que la vida del embrión debería estar más protegida que la de los linces ibéricos. Esque de verdad…”

La cita no es textual, porque no tenía grabadora. Y se me ocurrían varias pegas: me gustaría habérselas dicho a ella, pero la verdad es que sigo siendo igual de cobarde que siempre:

1. Me parece mal que exprese, sobre un tema tan visceral -literalmente- una opinión tan abierta, y, aunque sé que no lo hizo a propósito, podría haber pensado que igual no todo el alumnado pensaba como ella.

2. No se puede criticar a la Iglesia porque quiera defender la vida del embrión: es una iniciativa con mucho respaldo social, y un cada vez mayor respaldo de las autoridades científicas (ya no hay médicos en la sanidad pública dispuestos a abortar, yen lugares como Navarra, ni siquiera los privados: debería darnos qué pensar).

3. Esa no es una campaña agresiva. si quieres di que es demagógica, proque no se mata a bebes de una año. Tu mismo. Pero agresivo es esto:

Y ES MUCHO MÁS REAL.:

Un último enlace: http://images.google.es/images?hl=es&um=1&q=aborto

Por cierto, comentar lo que queráis, pero probablemente no responda, porque en este tema no sé controlarme.

Las cartas de Pascal

5 enero 2009 en 12:40 pm | Publicado en Uncategorized | 6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

pascal

Estoy leyendo un libro sobre biografías de pequeños y grandes filósofos de la Historia de la Humanidad. Ayer le tocó el turno a Pascal, quien me sorprendió con un “juego de cartas”. Hay que empezar por partes: Pascal fue un hombre de profunda piedad, que se enfadaba profundamente con el modelo racionalista de Descartes, pero este juego es una manera graciosa de apostar por la fe.

Supongamos que tenemos un juego de apuestas: podemos apostar por que la salvación/condena (vida supraterrena) existe o no existe:

Si elegimos vivir como si existiera, y resulta existir, ganamos todo. Si, en cambio, no existiera, no perderíamos nada.

Si elegimos vivr como si no existiera, y resulta no existir, no ganamos nada. Si, en cambio, existiera, LO PERDERÍAMOS TODO.

Es más que nada un juego de palabras, pero me hizo gracia.

Sobre la Humanidad

16 noviembre 2008 en 5:47 pm | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

john-nash-juegos

 

Elijo no verlos”. Esa es quizá una de las frases que definen el tema de la película Una mente maravillosa. Y es un fiel reflejo de lo que los filósofos llaman “diferencia de modo  y no de grado”. No es literal la cita fílmica,  pero me hizo mucha gracia.

 

Quizá no se comprenda del todo la expresión sin un contexto: John Nash, matemático, esquizofrénico e inteligentísimo Premio Nobel de Economía, consigue vencer a los efectos de su enfermedad mental, aceptando lo que es, y eludiendo racionalmente los síntomas. Lo pasa mal: sufre recaídas de unas ilusiones dolorosísimas, llega a agredir a su mujer, sospecha que es perseguido por agentes comunistas, y cree observar patrones de mensajes comunistas en clave en cualquier anuncio de tabaco.

 

¿Cómo vence? Con mucha lucha, es evidente. Pero principalmente lo que utiliza es la humanidad, mal que suene a película de azúcar. Y la frase de arriba toma todo su sentido: cuando, ya anciano, y profesor de matemáticas, a John le proponen para el Nobel, y mandan a un emisario para que compruebe su cordura, Nash es preguntado sobre su actual salud mental. “¿Se refiere a las ilusiones? Oh, siguen estando allí. Lo que pasa es que decidí ignorarlas, hasta que se cansaran de mí. Elijo no verlas”.

 

Creo que es precisamente esa frase la que resume con mayor precisión lo que representa a la condición humana: la elevación natural del hombre sobre sus condicionantes naturales –o físicos-. Superar nuestros defectos –de carácter, de enfermedad, de costumbre-, estar por encima de nuestras inclinaciones –y de los malos deseos- es lo que nos hace más humanos, más allá de lo que pensase Rosseau.

 

 El hombre no es bueno por naturaleza: se hace bueno o malo con las decisiones que libremente asume.

 

¿Cómo es de libre el hombre?

De los tipos de familia y su longitud

18 octubre 2008 en 11:25 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Hace años discutía con varios de clase sobre las ventajas y desventajas de tener más o menos hijos. Con decir que tengo ocho hermanos hago evidente al público la que era –y es- mi postura.

 

La discusión era bastante dispersa –como casi todas las que mantuve en mi etapa escolar- y si se agotaba una perspectiva de ataque en alguno de los bandos, se solía abordar otra, sin que quedase claro quién se había llevado el gato al agua.

 

Pero, como solía pasar, al final, alguien soltó el argumento que me tocaba –y me toca-  la fibra: “Cuantos más hijos tengas, menos te dará el tiempo para darle cariño a cada uno, es decir, les quieres menos”.

 

Como ya he dicho, me calcinan, y volqué mi calcinamiento sobre el desprevenido combatiente:

 

          Mis padres tienen nueve hijos. Mi madre nos dedica casi la totalidad de la jornada –porque le da la gana, debía haber incluido por entonces-. Mi padre, por el contrario, no puede dedicarnos tanto tiempo, pues trabaja remuneradamente para sacar adelante la economía familiar; ero, a cambio, cuando llegaba a casa y yo era pequeño, se quitaba la corbata y –cansado como vendría- se tiraba al suelo para jugar, durante el tiempo que nos quedase hasta acostarnos, a las tinieblas, a los barcos, a los animales… O a lo que terciara. Y dudo que fuera lo que más le apetecía –en aquellos lejanos años, también existía el fútbol, y la cerveza de antes de cenar, y la tranquilidad de un sofá, y la compañía de su mujer…- pero él jugaba con los cinco que éramos entonces, y nos hacía sentir muy queridos… Pese a ser cinco.

          Bueno, ya –era evidente que, tras esa perorata, no daba para mucha discusión- es que tu padre será un santo.

 

En aquel momento me pareció la respuesta evasiva de quien quiere abordar otra “perspectiva” más maleable de la discusión. Y, en cierta medida, así era, y así hicimos.

 

Luego, con los años, he recordado mucho esa discusión, que se podría resumir en dos lemas, uno popular y otro de autor:

 

El problema no es la cantidad, sino la calidad”, el primero; y “Estas crisis mundiales son crisis de santos”, el segundo.

 

Os toca.

El cine y la meditación

19 septiembre 2008 en 10:50 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

                                                     

 

Lo cierto es que este verano he visto varias películas que me han obligado a pensar. Sobre una película que ya reseñé no he hablado bastante. Es mentira: tenía a mano la reseña de otra pelicula y la he perdido: por eso escribo ahora sobe esto.

Leones por corderos fue una película que, pese a ser una amalgama de estereotipos, no me disgustó: planteaba problemas serios a la juventud -que es para quien iba dirigida la peli- siempre protestamos, pero, ¿Cuánto hacemos? podríamos pregutarnos. Es cierto.

En realidad, la película iba más hacia la cínica juventud rica americana, que entre coche y campus gritan que la verdad no existe y que el mundo no puede cambiar. Insiste en que hagamos algo.

Un conocido mío hablaba de huevos con bacon. En semejante plato, la gallina a colaborado, pero el cerdo está implicado. Es la diferencia. QUizá deberíamos implicarnos más.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.