El tren de las tres y diez

1 febrero 2009 en 8:13 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3_10

Mañana empiezo exámenes definitivamente (Teoría de la Publicidad, a las 12 en punto), y ayer me ví un peliculón (El que pone en el título), un Western, remake de uno anterior rodado en los lejanos 50. Según todos los expertos, esta mejora al original. La película es una lucha entre dos personajes, Christian Bale, como representante de la moral y la Justicia incorruptible (“Dime, los 1000 dolares, ¿Me los extenderás en un cheque, o como me pagarás?¿Qué diré a la gente?¿Que te escapaste sin que yo lo quisiera y que me encontre 1000 dolares?”), frente a la mayor maldad humana, Russell Crowe, encarnada en un asesino sin excrúpulos que recita versículos del Antiguo Testamento. Entre los dos se encadena una suerte de amistad, odio, desconfianza, miedo. Y entre medias, el hijo del hombre justo, demasiado joven y aventurero para comprender que la peor parte en las injusticias no se las lleva quien las padece, sino quien las realiza.

La lucha, con el personaje del hijo, adquiere una nueva dimensión: el padre trata de velar por que su hij no se fije en el vil delincuente, pero a cada escena que pasa el hijo parece más fascinado por la oscuridad y excentricidad de tal personaje, frente a su anodino padre, cojo de guerra, y demasiado bueno para ser interesante.

Me gustó, no voy a decir más. La recomiendo.

Anuncios

El hombre tranquilo

7 enero 2009 en 2:00 pm | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

quiet_man

 

Steven Spielberg declaró hace tiempo que era su película favorita. como poco, diré que se ha pasado de moda: es una película que vende Irlanda por los cuatro costados. Parece ser turística: todos los personajes responden a estereotipos más o menos originales y más o menos graciosos, pero nada más.

Pese a que me esforcé en sacarle una valoración moral de las que dan a mi blog una visión vistosa, no conseguí más que deducir que las mentalidades cambian, las costumbres también.

Si eres católico y/o irlandes, te reirás un par de veces. Tampoco tiene más.

¿Existe el amor?

1 enero 2009 en 7:34 pm | Publicado en Uncategorized | 10 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

corazon

“El amor no existe”, es hoy una de las afirmaciones menos expresadas y más sabidas de la juventud española -entre la que me encuentro-. No se piense el/la lector/a que voy a hacer una americanada de este texto: quiero que lo que voy a decir -que ha dicho ya mucha gente, pero sin pensarlo- lo metas en tu interior de forma aséptica, sin influencia exterior alguna:

Mucha gente dice “no existe el amor”, porque tuvo una primera experiencia sentimental -en el sentido estricto de la palabra: sentimiento- que acabó mal -o simplemente acabó-. Y como es a eso a lo que hoy se llama amor, la conclusión lógica es afirmar: “El amor no existe. Y si existe, desde luego no es para siempre”.

Y pienso, humildemente, que ese es el problema:  la confusión de los términos. Ya me he referido en otros post al “gustirrinin” entendido como amor. Y quizás, el problema es más que buscamos fuera de nosotros lo que está dentro de nosotros: el amor existe, está en el interior de cada persona: y cada persona es libre de dárlo a quien quiera, o de quedárselo, en cuyo caso el amor se convierte en celo y búsqueda desenfrenada e irracional del placer personal. Y es una verdadera ruina.

Pero estoy pontificando más de lo que debería, y la imagen es demasiado irónica como para seguir en este tono sin herir a nadie. Quedémonos con la típica frase de película ñoña americana: “El amor está en tu interior”.

¡Qué bello es vivir!

22 diciembre 2008 en 1:00 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

que-bello-es-vivir

“Dios mío, George no ha pensado nunca en sí mismo, ayúdale”

“Señor mío, no soy de rezar mucho, pero si estas ahí… si estás ahí sácame de esta”

“Dios, ayuda a Papá”

Con estas oraciones “voz en off”  ý la cámara recorriendo un pueblo nevado, comienza la película de Capra más intimista: “¡Qué bello es vivir!”. George Bailey es un tipo corriente, que heredó sin quererlo el empleo de su padre: una compañía de empréstitos que hace la vida más llevadera -por la encomieable labor que ejecuta-  a los vecinos del pueblo. Dios mandará a Clarence, un angel que desea conseguir sus alas -aun no lo ha conseguido, ¡Es un poco torpe!- a ayudar a George cuando este se vea en el mayor apuro de su vida.

En esta película de la que no puedo decir nada más -la destriparía, y soy de los que piensan que hay que verla unas cuantas veces- es, de las cuatro que he visto de Capra, la más intimista, y la más cristiana: hasta el malo cree en Dios, y todos los valores y argumentos que George opone al temible señor Potter son de dolorosísima raigambre cristiana.

Permiten observar una vez más la agilidad de Capra en el narrar -cuenta con diálogos inteligentísimos, con el habitual James Steward que hace de chico listo y payasete- pero muestra lo que es el amor -y como no es tan malo hablar de “entrega” en lugar de “cosquilleo”… Y para mis lectores más marxistas, es una crítica implacable al Capitalismo (“no todo son datos y negocios: también hay personas señor Potter”– “Admirable frase, pero es sólo una parrafada idealista, y yo tengo cosas que hacer”).

Otra joya ¿Qué más se le puede pedir?

Vive como quieras

30 noviembre 2008 en 12:29 pm | Publicado en Uncategorized | 7 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

vive-como-quieras

Como siempre he dicho, y pese al título que pongo a esta entrada, Capra no defrauda. el lector ya se habrá acostumbrado a que mis críticas cinematográficas tengan más de reflexión ética que estética, pero es que no soy capaz de ser objetivo con las emociones que enmi despierta (deseos de actuar de un modo: éticos).

Ayer vimos otra de Capra, Vive como quieras (You can´t take it with you: otra joya de los traductores). Aunque no es la mejor que he visto de este director (ya me decanté hace tiempo por Un gangster para un milagro, en este mismo blog), no se le puede negar que acaas la película con una sonrisa de oreja a oreja. Y te vas a la cama tranquilo y risueño.

Es un poco representativo de su ya tradicional crítica social al capitalismo: “venden miedo: el miedo a no comprar algo que no necesitabas y que de repente necesitas”. Esa es quizás la frase más crítica.

“¿Por qué hace eso? – Por´que sí – ¿Le gusta hacer lo que hace? -No, digo sí… ¿Qué tonterías estoy diciendo? No debería hablar de estas cosas… – Y si no le gusta, ¿Para qué lo hace?”

Yo dejo la reflexión al lector, y aunque sé que Sonrisas y Anarel si se conecta discreparán, creo que se puede resumir con una frase -y Capra, en su condición de católico, la apoyaría- “Contra todos los Ismos que auguran una nueva sociedad sin injusticias” (frase literal de la película, que también mueve a reflexión, siendo como es una película rodada en 1938), la visión cristiana de la sociedad es la que entiende al hombre, y por tanto la que soluciona sus problemas.

Es decir: Las grandes teorías ideológicas de los siglos XIX y XX (fascismo, comunismo, idealismo, y un largo etc.), partían de una buena voluntad: solucionar los problemas del hombre. Pero tenían un problema: no conocían los problemas del hombre. Porque no conocían al hombre.

Si a mi me dan un coche que no funciona y me dicen que lo arregle, podré limpiar la carrocería, incluso sustituir un cristal roto, o tapar un siete en la tapicería… Pero como meta las manos en el motor, empezaré a arrancar cosas, hasta que el coche sea declarado siniestro total. El motor a los mecánicos.

 

Me ha salido una entrada demasiado larga: ya lo siento.

Sobre la bondad de las personas

23 octubre 2008 en 6:52 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En diversas ocasiones he escuchado a personas del ámbito de la cultura – en especial del cine y el teatro- quejarse de la actual crisis de talento que invaden a los guionistas desde hace lustros.

A muchos se les oye suspirar por tiempos pasados; la belle epoque, el glamour…

Hoy he visto un clásico. Y no un clásico cualquiera; era un film de Capra.

“Un gangster para un sueño” cuenta la historia de Dandee, un mafioso que debe su suerte a las manzanas que le vende una pordiosera alcohólica.

Any, que así se llama la vagabunda, engaña a su hija, que vive en Venecia, haciéndole creer por correspondencia que vive entre os lujos de la aristocracia americana.

Cuando la hija anuncie su visita a Nueva York para presentar a su prometido -un conde italiano-, Any no tendrá más remedio que acudir a Dandee.

Espectacular. Siento que mis reseñas cinematográficas parezcan desconocer la ponderación, pero es que el guión es agilísimo, la trama trepidante, las interpretaciones soberbias, la tensión palpable, las situaciones tragicómicas, os sentimientos humanos, la expectación creciente… Y el final feliz. Creo que eso es lo que más me gusta de Capra: es capaz de denunciar con una sonrisa; te obliga a reflexionar sin pretender hundirte. No esconde la realidad, pero tampoco la exagera ni tremendiza.

Quizá vendría bien prestar más atención a los clásicos. Quizá.

Le pongo un 10. Y porque no hay más. Por de pronto, me quedo con las ganas de ver otra más de este insigne director.

Y si algún lector ha llegado hasta aquí leyendo, me dirá ¿Y a qué ese título? En realidad obedece a dos razones: la primera, es que mis audiencias bajan rotundamente cuando mis textos tratan de crítica artística, y eso no sé como remediarlo; la segunda razón es muy simple: todos los personajes de Capra rozan la caricatura utópica, pero eso es lo que les hace fascinantes: cada cual con sus miserias, acaban siendo la representación perfecta del humanismo y el derecho cristiano, que pretende el bien social, no la muralla entre egoísmos.

Creo que desarrollaré en otro texto esta última idea. Un saludo.

 

El cine y la meditación

19 septiembre 2008 en 10:50 am | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

                                                     

 

Lo cierto es que este verano he visto varias películas que me han obligado a pensar. Sobre una película que ya reseñé no he hablado bastante. Es mentira: tenía a mano la reseña de otra pelicula y la he perdido: por eso escribo ahora sobe esto.

Leones por corderos fue una película que, pese a ser una amalgama de estereotipos, no me disgustó: planteaba problemas serios a la juventud -que es para quien iba dirigida la peli- siempre protestamos, pero, ¿Cuánto hacemos? podríamos pregutarnos. Es cierto.

En realidad, la película iba más hacia la cínica juventud rica americana, que entre coche y campus gritan que la verdad no existe y que el mundo no puede cambiar. Insiste en que hagamos algo.

Un conocido mío hablaba de huevos con bacon. En semejante plato, la gallina a colaborado, pero el cerdo está implicado. Es la diferencia. QUizá deberíamos implicarnos más.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.