Comprender y com-padecer

29 mayo 2009 en 5:16 pm | Publicado en Uncategorized | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

“Ponte en sus zapatos antes de aventurar en qué parte del pie le duele”, es uno de los mejores consejos que me han dado nunca, y unido al versículo del evangelio “No juzgueis y no seréis juzgados” (Lc. 6, 37 y otros) forman una perfecta vacuna contra cualquier tipo de fundamentalismo.

pies

He soportado durante muchos años una burda y esperpéntica crítica al actual Papa, Benedicto XVI, que le tilda de nazi por haber formado parte del escuadrón antiaéreo del ejército nacional socialista. Mi mayor argumento en defensa del Santo Padre había sido que toda Alemania había sido militarizada, y que antes de ser Papa, el entonces Cardenal Ratzinger había afirmado varias veces que el nacismo le había robado la juventud.

Hace unos días vi un dvd sobre la vida del actual Papa, y me he dado cuenta de que estaba equivocado: no sabía que el padre de Joseph Ratzinger había renunciado a su cómodo puesto en la policía alemana para no ser enrolado en los camisas pardas o en las SS; tampoco sabía que todos los niños alemanes fueron obligados a formar parte de las juventudes hitlerianas; desconocía que, cuando a su grupo antiaéreo se le pidió que pasase a formar parte de las SS, el joven Joseph había respondido, ante el estupor, y luego las burlas e insultos de sus compañeros de pelotón, que él se negaba, y que su deseo era ser sacerdote.

Finalmente, desertó de las filas alemanas -aun a riesgo de ser fusilado- y fue ordenado sacerdote por el Cardenal Michael von Faulhaber, conocido por su oposición al nazismo en la alemania nacionalsocialista.

Concluyo, pues, como es obligado: CRÍTICOS, A LOS ZAPATOS.

Anuncios

Visceras contra un mensaje de Paz

8 mayo 2009 en 4:31 pm | Publicado en Uncategorized | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jollyroger ha escrito un artículo impresionante contra los que utilizan el estómago últimamente en una campaña que de ser un poco conspiranoico consideraría perfectamente orquestada.

Os dejo con el texto, y que lo disfrutéis.

Benedicto XVI es recibido en Amman por los príncipes de Jordania / REUTERS

Benedicto XVI es recibido en Amman por los príncipes de Jordania / REUTERS

El Papa Benedicto XVI ha llegado hoy a Amman en lo que será un viaje de una semana por toda Tierra Santa, en el que pronunciará 29 discursos y participará en numerosos encuentros junto a musulmanes y judíos.

En los últimos meses, Benedicto XVI ha sido el blanco de numerosos ataques y críticas, en relación con el levantamiento de excomunión a cuatro obispos lefevrianos, sus declaraciones respecto al SIDA en África y ahora por visitar un lugar en el que sólo puede aumentar la tensión entre musulmanes, cristianos y judíos, habiendo hecho como hizo las declaraciones en la Universidad de Ratisbona y por su nacionalidad alemana y posturas sobre el Holocausto nazi.

Pienso sinceramente que los ataques y críticas se han producido en un marco descontextualizado. En primer lugar, el levantamiento de excomunión a los lefrevianos (publicada en el Frankfurter) no significa una incorporación absoluta de éstos a la Iglesia Católica pues primero deben aceptar algunos puntos del Vaticano II. En segundo lugar, las declaraciones hechas en África hacen referencia a una solución muy eficaz para combatir el SIDA, el ABC (Abstinence, Be faithful, use a Condom), porque la promoción del preservativo estimula las relaciones sexuales que son las transmisoras del VIH, que posteriormente da lugar al SIDA.

Sobre la posición del Papa respecto a judíos y musulmanes no hay más que ver sus encuentros ecuménicos, así como el mensaje que lleva a Tierra Santa en estos días. El discurso de Ratisbona, que si bien alejó a Roma de la Meca, contenía un mensaje que clamaba por la necesidad de que la razón vuelva a regir el mundo, y no una crítica al Islam.

Acusar de nazi a un alemán considero que es una gran error que, incomprensiblemente, sigue vivo en boca de muchos. Hacia el Holocausto y el pueblo judío sólo ha tenido palabras de solidaridad. Sin embargo, se callará, y se esforzará por crear siempre lazos de unión, pese a que todo el mundo quiera  seguir utilizando las vísceras antes que la razón. No se trata de pensar como él, ni de compartir ninguna fe, sino de ser sensato.

Mendigos y Papas

27 abril 2009 en 1:51 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

He seguido dando vueltas a lo largo de estos días a las palabras tan criticadas del Papa en el avión que le llevaba a Camerún. Se que pasó hace ya un mes, pero he seguido buscando nuevos significados -porque los tiene -a tamañas declaraciones.

Y me acordé de una pobre ancianita de mi barrio, con la que en ocasiones coincidía cuando iba a Misa. Era señora muy mayor y bondadosa, y daba limosnas a los pobres del barrio con una condición.

– Tome usted, buen hombre, pero no se lo gaste en drogas.

Los mendigos tenían distintas reacciones: algunos sonreían, otros agachaban la cabeza y recibían la limosna; otros, con el juicio ya perdido, renunciaban a recibir tal estipendio, o incluso montaban un cirio sin motivo.

Pero aquel día ocurrió algo distinto. Era un mendigo nuevo, ya anciano y con cara de malas pulgas a quien le toco recibir las monedas y el sermón habitual.

– No se lo gaste usted en drogas.

– No señora -respondió, entre sonriente y lloroso -, descuide que con esto me compraré una casa.

La señora se fue aquella vez a su casa sin la tradicional sonrisa de suficiencia de quien había hecho una obra buena. Y a mí me resonaban las palabras de aquel santo a quien tanto cito: La caridad no está tanto en dar como en comprender. Y ahora resuenan en mis oidos las malinterpretadas palabras del Papa:

Diría que no se puede superar este problema del sida sólo con dinero, aunque éste sea necesario; pero si no hay alma, si los africanos no ayudan (comprometiendo la responsabilidad personal), no se puede solucionar este flagelo distribuyendo preservativos; al contrario, aumentan el problema. (…) una verdadera amistad también y sobre todo con las personas que sufren; una disponibilidad, aun a costa de sacrificios, con renuncias personales, a estar con los que sufren…”

No comprendo que frase no se entiende.

Lo que las viejas saben (y lo que no)

11 abril 2009 en 5:51 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Es que no puede ser que el Papa vaya diciendo por hay que el preservativo provoca SIDA. De verdad que no hay derecho a que lo diga, porque a una le quita la fe…”

Estas eran las palabras de, por lo demás, una venerable anciana que cogía la línea C2 para volver a su casa –como yo- desde Moncloa.

No interrumpí la conversación, pues no hablaba conmigo, pero luego me arrepentí de no haberlo hecho: quizá podía haber aliviado su dolor, haberle resuelto sus dudas, o haberla sacado del error. No lo hice.

Me dio bastante que pensar: el primer juicio que emití sentenció a los medios de comunicación y su irresponsabilidad: Público no mentía en su información: si se leía a fondo todos los artículos podía llegar a saberse lo que el Papa había dicho: pero titular –como lo hicieron –a toda portada “el Papa afirma que los condones <<aumentan el problema del sida>>”, era un ejercicio de demagogia, al más puro estilo del tabloide inglés con su refrán “que la realidad no te estropee una buena historia”. Creo que es urgente que quienes nos dedicamos a los medios tomemos conciencia –para bien –del papel que jugamos en la formación cultural de los individuos; si un periódico es radical, su público lo será: pero mucha parte de ese público lo será sin razón y con vísceras. La línea editorial de un periódico debe llevar a pensar con juicio crítico, no a odiar sin sentido ético.

Pero no me voy por las ramas. En segundo lugar pensé en la ya conocida frase de un santo del siglo XX “una de los mayores problemas de la Iglesia católica es la escasa formación de sus fieles”. Como decía Alejandro Llano, es la lectura la que nos inmuniza contra los totalitarismos, -o, como rezaba también una pintada en mi facultad: “el fascismo se mata leyendo” -: una anciana que no ha leído más que el catecismo y los periódicos, cuando estos dos se contradicen, no sabe qué pensar. 

En tercer lugar, y ya cuando me había bajado del autobús, pensé en la falta de sentido común que demostraba la anciana al afirmar tal cosa. Primero, porque si un titular de periódico destruye tu fe, significa que poca fe tenías; y segundo, porque, si te reconoces católico, reconoces en la figura del Papa –sea quien sea, como decía el mismo santo al que antes cité – a un padre, a un sustituto de Cristo –tu Dios-; y el sentido que da el cariño debería llevarte a tratar de comprender o escuchar a la parte de tu padre, del mismo modo al menos que la hija de un reo escucharía y hasta creería la versión de su padre, mientras no se demostrase que mentía. Es, en el fondo, una cuestión de lealtad.

Por último, mi mente criticó duramente también a la vieja por la volatilidad de los pilares de su fe : “si mi fe me dice A, como A no me gusta, ya no creo”: en el fondo, este modo de pensar que hoy está muy extendido, lo que lleva a afirmar es que lo importante no es alcanzar la verdad de la fe, sino la “originalidad en la fe”, la auocomplacencia personal, la “autorealización”. En mi opinión, el egoísmo de toda la vida, camuflado de derecho irrenunciable.

Y es lo que tantas veces ha criticado el actual Papa: sustituir la verdad por la originalidad.

Me ha quedado una entrada muy larga: lo lamento.

 

 

Lo que realmente dijo Benedicto XVI

20 marzo 2009 en 6:55 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Este texto lo he tomado de http://www.opusprima.wordpress.com y aunque es un poco largo, merece la pena.

“Yo diría lo contrario: pienso que la realidad más eficiente, más presente en el frente de la lucha contra el Sida es precisamente la Iglesia católica, con sus movimientos, con sus diversas realidades. Pienso en la comunidad de San Egidio que hace tanto, visible e invisiblemente, en la lucha contra el Sida, en los Camilos, en todas las monjas que están a disposición de los enfermos… Diría que no se puede superar el problema del Sida sólo con eslóganes publicitarios. Si no está el alma, si no se ayuda a los africanos, no se puede solucionar este flagelo sólo distribuyendo profilácticos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema. La solución puede encontrarse sólo en un doble empeño: el primero, una humanización de la sexualidad, es decir, una renovación espiritual y humano que traiga consigo una nueva forma de comportarse uno con el otro, y segundo, una verdadera amistad también y sobre todo hacia las personas que sufren, la disponibilidad incluso con sacrificios, con renuncias personales, a estar con los que sufren. Y estos son factores que ayudan y que traen progresos visibles. Por tanto, diría, esta doble fuerza nuestra de renovar al hombre interiormente, de dar fuerza espiritual y humana para un comportamiento justo hacia el propio cuerpo y hacia el prójimo, y esta capacidad de sufrir con los que sufren, de permanecer en los momentos de prueba. Me parece que ésta es la respuesta correcta, y que la Iglesia hace esto y ofrece así una contribución grandísima e importante. Agradecemos a todos los que lo hacen”.

 

 

Ciertamente si uno lee la prensa más punzante hacia la Iglesia en lugar de acudir a la fuente original puede caer en el mismo craso error, por ejemplo, que la portavoz de ICV, Laia Ortiz, que acusa a Benedicto XVI de fomentar la propagación del Sida en África. Dante Alighieri explica que hay cuatro modos de lectura de un texto por orden de importancia significativa y hermenéutica, a saber: analógica – entendimiento –, teológica, moral y literal. Si nos quedamos con esta última, quizá una lectura rápida y de exigua reflexión puede conducirnos, con exagerada precipitación, a enarbolar una inexacta interpretación. “Si no está el alma, si no se ayuda a los africanos, no se puede solucionar este flagelo – el Sida – sólo distribuyendo profilácticos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema”. Estas palabras del Romano Pontífice están totalmente alejadas de lo que la prensa ha querido interpretar como palabras del Papa. En ningún momento el Santo Padre dice que tal enfermedad no pueda solucionarse con la distribución de preservativos, sino que éstos no pueden ser ni son la única solución, sino que ésta pasa por una verdadera formación sexual.

 

 

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica no se halla alejado de la realidad, todo lo contrario, es conocedor del padecimiento que sacude tanto en África como muchos países de Centro América y América del Sur. Benedicto XVI es muy consciente de la desenfrenada sexualidad – debido a la falta de educación y formación sexual – que se vive en muchos de estos países. Por la experiencia personal de este humilde escribano se qué Benedicto XVI bien sabe la labor que hemos hecho muchos cristianos en muchos de estos lugares, pues así consta. En las aldeas de Nicaragua, por poner sólo un ejemplo, las relaciones sexuales se viven con absoluta irresponsabilidad: en muchas familias – y lo digo por experiencia, reitero – es fácil encontrar niños y niñas de distintos padres y madres, incluso hermanos que han tenido hijos entre ellos. Por esto el Santo Padre afirma que el uso de preservativos no puede ser la única solución a muchas enfermedades como el Sida. Si consideramos que todo queda solucionado con la repartición de preservativos sí estamos cometiendo un gran error. La verdadera solución pasa por formar a las personas y explicarles las graves consecuencias que puede llevar una desordenada vida sexual. Seamos sinceros, todos tenemos, en mayor o menor medida, una vida sexual, pero sólo si somos conscientes de los peligros graves que esto comporta – mantener relaciones sexuales con distintas personas, ya sea en la puerta de una discoteca, en un burdel de carretera o en un intercambio de pareja – podemos evitar trágicas consecuencias que no se solucionan sólo con el uso de preservativo.

Por si acaso algún periódico no se enteró bien.

La Iglesia y Occidente

16 marzo 2009 en 1:42 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuando me pregunto cuál  es la causa de que se vacíen nuestras iglesias, de que la fe vaya apagándose silenciosamente, me gustaría responder que el motivo central es el vaciado de la figura de Jesús, a la vez que la formulación deísta del concepto de Dios. El sucedáneo de Jesús, más  o menos romántico, que se ofrece no es suficiente. Le falta realidad y cercanía. El Jesús de los Evangelios, que volvemos a conocer en el Catecismo, es Contemporáneo,  porque Él es el Hijo, y es accesible porque es humano. Su historia humana nunca es puro pasado; todo esto está asumido en él y en la comunidad de sus discípulos como presente y me toca.

Ratzinger, Joseph.  Discurso alnte la Comisión Pontificia para América Latina. Febrero de 1994

Joseph Ratzinger

Joseph Ratzinger

Acabo de leer estas palabras mientras esperaba mi turno en la Universidad. Cuando me ha tocado usar el ordenador, no he podido resistirme a glosarlo. Y es en referencia a aquellos que decían que las iglesias de hoy se vaciaban porque la liturgia era poco participativa, o porqeu los curas que iban con sotana no resultaban cercanos.

Como dice el que hoy es el Papa, y yo corroboro esa opinión, es la falta de rigor en lo religioso, la “perdida de sal” de la figura de Jesucristo lo que hace perder fieles a la Iglesia (Si la sal se vuelve sosa, ¿Quién salará? Mateo 5, 13-16).

Por eso también se puede decir qeu echen una mirada a sus frutos los que así piensan (Por sus frutos los conoceréis, Mt 7, 20): Cuantas vocaciones jóvenes salen de esas parroquias “cercanas”, cuantos santos trae consigo el cura “sin sotana”…

No me considero un reaccionario de las buenas costumbres, pero creo que es muy fácil echar las culpas a otros de las omisiones ajenas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.