El enamoramiento según D. Enrique

11 noviembre 2009 en 10:13 am | Publicado en Uncategorized | 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

Voy a volver a fusilar un texto de Enrique Monasterio. Se lo dedico a tantos… Los espiritus del bosque se han aliado para que, después de 15 días de sequía, tenga que retrasar ya tres días consecutivos un anecdotón por cosas que no pueden esperar. Ya llegará…

Ayer me acordé de Julio. Han pasado tantos años que ya no importa dar su nombre auténtico. Hablo de un amigo de mis años de universidad.

Julio hacía tercero de Derecho como yo, y decía que estaba loco por Carmen. Me confesó que no podía pensar en otra cosa, que no era capaz de estudiar (nunca lo había sido, la verdad), que necesitaba estar con ella o si no…

—Si no, ¿qué?

Carmen era muy popular en el curso, sobre todo tenía poca competencia: en clase había más de cincuenta chicos para sólo cuatro o cinco chicas.

Julio era medio poeta (menos de medio, en realidad) y le hizo un soneto penoso, que describía las características anatómicas de Carmen con una mezcla aterradora de cursilería y suciedad.
Me lo leyó una mañana nada más llegar a la Facultad.

—Oye, Julio —le dije—, tú, ¿la has mirado a la cara?

—¿A Carmen? Claro; ¿no te digo que estoy enamorado?

—Ya. ¿De qué color tiene los ojos?

—¡Azules!… No, verdes. Espera, no me lo digas…

Ya digo que ayer me acordé de Julio. Hablaba con un chaval de 16 años que tampoco se ha fijado demasiado en los ojos de su presunta novia.

Le he dicho lo mismo que a Julio:

—Cuando sepas muy bien cómo son sus ojos y te importe eso más que el resto de su anatomía, creeré que empiezas a estar un poco, sólo un poco, enamorado.

Anuncios

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Me gustó ^^

    • me alegro…

  2. Querido In Spain:

    No publico tu comentario, y que sepas que lo hago por varias razones:
    1º Porque ya me he informado convenientemente sobre Enrique Rojas.
    2º Porque tengo por norma no hacer publicidad a ningún blog, salvo a mis amigos (por ejemplo, a D. Enrique Monasterio, que escribe en la entrada que boicoteas).
    3º Porque nadie me llama “Tonto despistao buena persona que cree que es oro todo lo que reluce”. Y mucho menos en mi blog.
    4º Porque lo que tú pienses de mí me importa un carajo: y nadie me chantajea en plan “publícame, o pensaré que eres una mala persona”.
    5º ¿Queda claro?

  3. Marrones, ovalados y vivos. Los de mi “Carmen”, digo.

    • Bien, estás enamorado entonces, XD…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: