La gota soberbia

13 julio 2008 en 6:41 pm | Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Aquella gota, frenada en su descenso por la tarima de una azotea del mayor rascacielos de la ciudad, no podíaa contener la risa.
Llovía. No en sentido impersonal, como acostumbra a pensar la gente. Llovían gotas intensas de agua que caía, y antes o después se estrellaba contra la superficie. Y entonces se juntaban todas, para reirse de las que aun no habían caido, pero ninguna sabía bien por qué.
La gota que se había quedado en la azotea, sin embargo, estaba sola. Y como toda gota que se ríe sola, al cabo del rato, se aburrió. Y comenzó a fijarse en als gotas que se reían, muy por debajo de ella.
Unas iban cayendo sobre otras, pero ella -pobre gota- se había quedado sola. Se compadeció de sí misma; se las veía muy contentas ahí abajo… Riéndose todas unas de otras.
Pero un pensamiento nuevo se acercó, y la gota volvió a mirar hacia abajo. Era mentira. No veía ni una sonrisa; solo una marejada de agua mezclada con suciedad que chapoteaba -es como ríen las gotas- contra el suelo.
Este pensamiento la consoló un rato, pero, al ver que él solo no se bastaba, llamó a otro pensamiento, para que la gota se distrajese un poco. Este le hizo ver lo siguiente; todas esas gotas que chapoteaban en el suelo de la ciudad, debajo del rascacielos -que tenía la azotea que tenía la tarima en la que se encontraba la gota-, al día siguiente, con la luz del Sol, desaparecerían, y eso, si no se habían ido antes por “el desagüe”, un antro horrible, lleno de gotas malolientes y sucias. Gotas,d e tierra, no de cielo.
Pero la noche tardaba mucho en acabarse, y aunque los pensamientos trataron de sobornarla para que se fuese un poc antes, ella se mantuvo inflexible y enigmática. Así que los pensamientos llamaron a un tercero: el pensamiento de que era superior a las demás gotas, porque se había quedado en la azotea. Era el pensamiento del engaño, y consiguió su propósito.
La gota se regodeó en su posición; era una gota independiente, y estaba convencida de que esto la hacía feliz. Y se pasó toda la noche deleitándose con su independencia. Y se congratulaba a si misma, recordandose en los libros de historia por siempre jamás.
Y por fin amaneció. Y se secó. Y nadie nunca pensó en la gota lider. La gota soberbia.

Anuncios

3 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. ¡Olé! Claro que tu madre, ¿que iba a decir?
    Ánimo, me ha gustado mucho este cuento. Prometo entrar en los otros cuentos también. No sé, pero creo que esa gota me recuerda a alguien …

  2. Hola. Querido gilkacuentos, ya que no nos qieres decir quien eres. Creo que no nos conocemos de nada pero no he podido evitar comentar en tu blog. Te escribo desde Sudáfrica y la verdad es que no conocía la exitencia de este espacio intersitial en la red de internet, pero lo que he leido por ahora me ha dejado entusiasmado. Dirijo una página de opinión en el “Times”, el periódico mas prestigioso del pais, y me gustaría que formaras parte de nuestro equipo. El número de lectores de habla hispana está creciendo exponencialmente así que el idioma no es un inconveniente. Deposito la oferta en tu libre albedrío. La pelota está en tu tejado. Gracias por deleitarme con tu artículo de la gota del rascacielos.
    Atentamente: “The Times”

  3. me ha gustado a mi tambien, pero no entiendo mucho…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: