Hegel y la crisis

11 julio 2008 en 9:57 am | Publicado en Uncategorized | 1 comentario

Nuestro profesor de Metafísica no pudo resistirse a hablarnos sobre la grave crisis que sufrió la Iglesia durante los años 70 del siglo pasado. Tengo que decirlo: nunca he leído a Hegel, pero creo que, si he entendido bien a mi maestro, anteayer recibí la mayor lección sobre la vida de, por lo menos, este año.

 

Pues sí: según mi maestro, la gran crisis de la Iglesia tuvo en ocasiones su origen en la afirmación mal interpretada de que “toda crisis fortalece”. Por aquellos años muchos decanos de seminarios recomendaban a los seminaristas que, para probar su vocación, se fueran a playas nudistas, o que leyesen a los autores que iban contra la fe, etc. Si, después de eso, volvían, era un signo evidente de que su vocación era un don de Dios.

 

Mi profesor no pudo ser más claro al decir después que, “si conocéis algún cura de aquella época, aunque vista con camisetas en lugar de alzacuellos, merece vuestra veneración, porque lo normal en aquellos años era que la gente desertara, y si ha perseverado es que se trata de un autentico héroe”.

           

            No voy a entrar a valorar cómo fue esa situación de crisis, principalmente porque no viví esa época, y lo que sé es lo que he escrito; pero me llamó la atención, porque esa misma recomendación que hacían a los seminaristas, es la misma que te hacen muchas personas –bienintencionadas, sin duda- cuando les explicas que te has decidido a vivir una vida de entrega: que si eres demasiado joven, que no vas  a durar, que deberías probar otras cosas, para elegir con conocimiento de causa, etc.

 

            Hasta ahora, respondía a esas personas- gente de bien- con un símil evidente: tú no probaste a todas las mujeres antes de descubrir que la que más te gustaba era la tuya (y viceversa). (Con mayor motivo para las vocaciones de entrega –no hay mujer mejor que Dios: no puedes equivocarte-.). Sin embargo, a partir de ahora escogeré a Hegel entre mis fuentes a declamar: “Toda crisis fortalece”, pero no por ello hemos de buscarla: la Gracia se manifiesta cuando Dios quiere –es decir; cuando conviene-, no cuando nosotros queramos.

 

Hoy estoy un poco místico: ya lo siento.

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Ante semejante artículo, no nos atrevemos a comentar… sólo a pensar.

    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: